Ficha

País

USA, China

Año

2008

Título original

The Forbidden Kingdom

Duración

113min

Dirección

Rob Minkoff

Guión

John Fusco

Reparto

Michael Angarano, Jackie Chan, Jet Li, Yifei Liu, Collin Chou

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El reino prohibido
Autor: malabesta
Fecha: 19/10/2008.
Póster El reino prohibido

El reino prohibido

Digerido por malabesta

Al igual que "Alien Vs. Predator", "El reino prohibido" intenta responder a una de las grandes cuestiones que la humanidad se lleva planteando desde que se inventó el recreo: ¿quién puede más, Jackie Chan o Jet Li? Siempre iniciadora de grandes debates que inevitablemente terminaban en "Pues mi padre es bombero y le puede al tuyo".

Lamentablemente no pasa de un intento. Al igual que Bugs Bunny y Mickey Mouse en "¿Quién engañó a Roger Rabbit?" o Rajoy y Zapatero en su debate televisivo, el empate estaba pactado desde el principio, con sus tiempos poco menos que cronometrados, que hasta los nombres de los dos aparecen simultáneamente en pantalla.

La única manera razonable de canalizar estas dos personalidades en una película es colocarlas detrás de un protagonista completamente insulso y prefabricado que cargue con la principalía sin hacerle sombra a ninguno de los artistas marciales. En este caso se trata de Michael Angarano, un Shia LaBeouf de guardia que interpreta a un chaval, perdedor y sin amigos, que es transportado a la china remota y antigua, en donde ha de liberar al Rey Mono (Jet Li) con ayuda de Lu yan, el luchador borracho (Jackie Chan) y un monje silencioso (Jet Li) que lo entrenarán, guiarán y acompañarán.

Ambos interpretan además sus papeles icónicos, el Chan de "El mono borracho en el ojo del tigre" y el Li de innumerables películas sobre monjes Shaolin, y evidentemente, se arrean entre ellos. Lástima que el enfrentamiento no acabe de cuajar bien, y más parezca un trámite por el que hay que pasar para que la historia progrese: al final todo se queda en una versión de "La historia interminable", una película que apunta a un público familiar, sacrificando para ello personalidad (no olvidemos que uno de los personajes ha de emborracharse para pelear) y sirviendo a un guión trillado, más bien lleno de copias baratas que de homenajes a los clásicos del género.

Aún así, se trata de un producto de manual, el resultado de una industria y unos artesanos que llevan demasiados años en el tajo para hacer una película mala. Entretiene, tiene peleas vistosas y termina satisfactoriamente para el público, pero en la que se echa de menos algo de brillo.

Al igual que "Asesinato justo", también da fe del declive de dos astros. Tanto a Chan como a Li parece que le empiezan a pesar los años. Aunque saltan y patean con más vigor y agilidad de la que el que les escribe ha tenido o tendrá nunca, el tiempo no pasa en balde. Quizá sea peor para Jet Li, cuyo estilo descansa mucho más en la exibición física, que para Jackie Chan, que siempre tuvo soltura con la bufonada, con la que puede llegar a maquillar un poco reumas y varices.

En fin, una película de consumo rápido, un desperdicio de reparto. Recomendada para nostálgicos desamparados.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion