Ficha

País

España

Año

2008

Título original

Rivales

Duración

110min

Dirección

Fernando Colomo

Guión

Joaquín Oristrell, Inés París

Reparto

Ernesto Alterio, Gonzalo de Castro, Santi Millán, Kira Miró, Juanjo Puigcorbé, María Pujalte, Jorge Sanz, Rosa María Sardà, Goya Toledo, Javier Cifrián, Juan Navarro

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Rivales
Autor: malabesta
Fecha: 29/06/2008.
Póster Rivales

Rivales

Digerido por malabesta

No cometan mi error; antes de ir a ver "Rivales", recuerde el alma dormida que Fernando Colomo también estuvo detrás de "El caballero del dragón".

"Rivales" es como "Little Miss Sunshine", pero sin un buen guión, con demasiados personajes, sin gracia, sin una crítica social seria y rodada en otro país. Eso sí, hay una furgoneta. Con la excusa de la final del campeonato infantil de fútbol, que se juega en Sevilla entre el Deportivo Madrileño y el Atlético Barcelonés, los chavales y sus padres viajan al Sur con sus problemas, inseguridades, amoríos y demás; aunque son demasiados para nombrarlos a todos, así por tiempo destaca Guillermo (Ernesto Alterio), representante de una empresa de cavas catalanes en Madrid, fracasado, divorciado y con piedras en el riñón, Rosa (Rosa María Sardà) catalanista de pro cuyo nieto acaba de conocer el amor y Xavier (Santi Millán), un inseguro empresario barcelonés -y jefe de Guillermo- que acaba de empezar una relación con Maribel (Goya Toledo), una azafata hiperactiva con estallidos de violencia.

Aunque de alguna manera parece que la película pretende hacer algún tipo de comentario social, les juro que a mí se me ha escapado. Y eso que al final de la película, Rosa María Sardà le cuenta un chiste a los espectadores mirando directamente a la cámara, una coda incomprensible que coge al publico cuando ya estaba en fuera de juego. Es cierto que hay mucho catalanista por ahí, mucho taxista que escucha la Cope y demás, pero más tratado como un gag fácil que con alguna intención.

Para levantar un guión tan nefasto como el de Inés París (que ya nos regaló "Miguel y William") y Joaquín Oristrell es necesario un director con un talento para la comedia impresionante, y Fernando Colomo no lo es.
En general se trata de un popurrí de comedias de éxito, un poco de "Los dos lados de la cama", algo de "Días de fútbol", que si el ambientillo de "Little Miss Sunshine", cada una rodada en un coche durante media hora. Como cada grupo de protagonistas tiene su cuota de pantalla, y no convergen hasta muy al final, la película parece estar partida en capítulos, algunos de los cuales -el de Alterio, sin ir más lejos, que abre la cinta- resultan francamente insoportables. Quizá el único momento con algo de chispa sea la aparición de Goya Toledo, qué rápidamente se empantana al entrar en contacto con el resto de la historia.

Para levantar un guión tan nefasto como el de Inés París (que ya nos regaló "Miguel y William") y Joaquín Oristrell es necesario un director con un talento para la comedia impresionante, y Fernando Colomo no lo es. Es que no lo arregla ni Goya Toledo desnuda, y ni eso. Aunque desde esta página siempre nos hemos mostrado en contra de estas escenas gratuitas, la verdad es que muchas veces es lo único bueno que le ve uno al cine español.

El abundante reparto está bastante desaprovechado, gracias sin duda a la vacuidad del guión, que define a los personajes con tres rasgos de personalidad y cuatro ticks que los actores repiten a lo largo del metraje. Destacar a Ernesto Alterio, que aunque ya empieza a repetir un poco su personaje de fracasado con dicción dificultosa, lo borda y Santi Millán (sí señores), irreconocible tanto en el aspecto físico -se le ve la cara- como en el profesional.

En fin, una fallida comedia, recomendada para los que no dan pie con bola.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion