Ficha

País

USA, UK

Año

2010

Título original

Robin Hood

Duración

140min

Dirección

Ridley Scott

Guión

Brian Helgeland

Reparto

Russell Crowe, Cate Blanchett, Mark Strong, William Hurt, Oscar Isaac, Max Von Sydow

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Robin Hood
Autor: malabesta
Fecha: 16/05/2010.
Póster Robin Hood

Robin Hood

Digerido por malabesta

Originalmente "Robin Hood" se iba a llamar "Nottingham" e iba a estar protagonizada por el tradicional antagonista del bandido de las calzas verdes, el Sheriff de Nottingham. Parece que Ridley Scott, nunca contento con el resultado, fue reclamando sucesivos cambios en el guión hasta darle la vuelta y convertirlo en lo que por fin ha llegado a nuestras pantallas: una película bien hecha y muy mal pensada.

Vestida como una de esas reconstrucciones históricas "realistas" (es decir, los protagonistas llevan la ropa sucia y los secundarios tienen los dientes picados), comienza recordando demasiado a "Gladiator", con un Robin Longstride (Russell Crowe) honrado y fiel embarcado en una campaña extranjera y queriendo volver a su país, en el que se encontrará a un nuevo rey, joven, disoluto, hedonista y con unas extrañas relaciones familiares.

A partir de ahí pierde por completo el norte, y se entremezclan unas cuantas -demasiadas- historias: el amor de Robin y Marian (Cate Blanchett), las revueltas populares contra el Rey, una conspiración encabezada por el traidor Godfrey (el omnipresente Mark Strong), un niño con careta -lo juro- corriendo por el bosque... Todo termina en un gran enfrentamiento final a medio camino entre "Salvar al soldado Ryan" y "El retorno del Rey" y que llega a rozar el ridículo. Luego desemboca en una coda cuyo único objetivo parece ser el de justificar que la película se llame "Robin Hood" (por lo demás, Crowe casi ni el arco usa) y que dado que es lo último que ve el espectador no ayuda mucho a que la gente salga de la sala con un buen recuerdo.

Si uno está dispuesto a obviar el guión, que casi roza la esquizofrenia, se queda con una película de aventuras bastante decente, con una conspiración de fondo que más o menos la mantiene andando, unas escenas de acción resultonas -aunque algo escasas- y unos protagonistas que sin ser el colmo de la originalidad (el soldado bruto pero de gran corazón, la mujer aguerrida y rebeldeporqueelmundomehizoasí pero que sólo quiere un poco de amor, el viejo noble...) resultan atractivos y bastante humanos. De lejos no es lo peor que Ridley Scott nos ha ofrecido.

El trío protagonista se limita a cumplir, al menos en la versión doblada: Russell Crowe hace de Máximo Décimo Meridio pero con otra ropa (el peinado es el mismo). Al parecer, el australiano (curiosamente, Errol Flynn también lo era) en el original hace un Alatriste y le da un meneo al acento británico bastante considerable. Blanchett (también australiana) no tiene que sudar la camiseta demasiado y Mark Strong (que por lo menos es inglés) ya se puede poner de profesión "malo" en el DNI. Qué barbaridad de hombre, a ver si es capaz de aguantar el tirón, porque muchos otros que se labraron un nombre como antagonistas de carácter (¿Dónde está Arnold Vosloo, el Imhotep de "La Momia"?) han terminado por desaparecer. De la infinidad de secundarios que circulan por pantalla destacan las escasas actuaciones de Max Von Sydow y William Hurt.

En fin, una entretenida película de aventuras que podría haber sido mucho mejor si en lugar de "Robin Hood" se hubiese llamado "Manolo el arquero, aventuras pa quitarse el sombrero". Recomendada para alumnos de secundaria, libres de las cadenas del conocimiento previo.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion