Ficha

País

USA

Año

1976

Título original

Rocky

Duración

119min

Dirección

John G. Avildsen

Guión

Sylvester Stallone

Reparto

Sylvester Stallone, Talia Shire, Burt Young, Carl Weathers

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Rocky
Autor: bronte
Fecha: 16/01/2007.
Póster Rocky

Rocky

Digerido por bronte

Por muy increíble que parezca, con esta película Stallone se convirtió en la tercera persona de la historia en ser nominada el mismo año a los Oscar en la categoría de actor y guionista. Si se preguntan quiénes fueron las dos primeras, diré que nombres de nada como Chaplin y Welles. ¿Una nueva muestra de la decandencia de los tiempos o habrá que mirar más allá? No seré yo quien diga que el potro italiano está a la altura de los dos genios antes citados, pero si que escribiré con mis propias manos, y no con las de cualquier otro, que no a todo el mundo le nominan al famoso premio.

Es éste un guión escrito en literalmente en tres días, y más allá del chiste fácil, algo hay que tener para escribir un guión en tres días. Aunque sólo sea una rapidez vertiginosa en el tecleo. Y se pongan como se pongan sus detractores, "Rocky" es una película bien construida, con unos personajes sólidos y un desarrollo de la trama plenamente competente. Quienes quieran repetir experiencia y se expongan al visionado de "Rocky Balboa", epílogo de la saga, comprobarán cuán parecidas son ambas películas en su estructura. En ambas, el boxeo como deporte a rodar, ocupa una parte mínima del metraje y la historia se centra más bien en un largo preámbulo en el que se nos muestran las circunstancias del personaje. Aunque este Rocky solo tenía 30 años, se ve que ya a Stallone le iba el tema de la decrepitud, y se solazaba mostrándonos a un hombre incapaz de subir 72 escalones sin echar el bofe. Y si sólo fuera eso. El mozalbete, con ansias de triunfar en el ring pero ya entrado en la treintena, no sólo no se había convertido en una estrella pugilística, sino que además se ganaba la vida como matón de tercera. Qué tristes son las historias de fracasados.

En esta primera película, el guionista a la sazón que protagonista mostraba su gusto por los personajes semi-acabados que aún así son capaces de de dar un último do de pecho. Todos sabemos que de último nada, y a este filme le seguirían otros cinco. Pero seguro que en el momento de plantear la historia Stallone no podía saber eso. De esta manera nos encontramos con una Philadelphia bastante "deprimente", pues sólo las zonas más requetecutres son mostradas en la película (zonas que serán plasmadas incluso en mayor decandencia en "Rocky Balboa"), y una serie de personajes a cada cual más patético. Desde el propio Rocky, un chico bueno, pero al que todo le ha fallado en la vida salvo sus tortuguitas, Gancho y Derecho, su amigo Paulie, otro fracasado con bastante mal café y Adrian, la chica de la película, que al principio hasta parece un poco retrasada. Luego ya empieza a ponerse las boinas a lo francés y la cosa cambia. Un golpe de suerte, de chiripa, una carambola del destino, vaya, permiten a Rocky salir de su mediocridad y enfrentarse con el campeón Apollo Creed (que tan cruelmente morirá en "Rocky IV") y lo demás es historia.

Parece bastante tonto cuestionar que esta saga ha triunfado. Y en todo caso podemos preguntarnos por qué. En el caso de "Rocky", la cosa está bien clara. Cuenta una historia universal y quizás la que mejor empatiza con la sensibilidad del público después de "chico/a feo/a consigue al amor de sus sueños". "Rocky" habla de un piltrafilla por el que nadie da un duro, pero que gracias a su tesón y voluntad consigue triunfar. Más o menos lo que le pasa al 98% de la población mundial (que nadie da un duro por ellos, digo). Así que... ¿quién no quiere soñar? Para completar la ecuación, en vez de presentarnos a un hijo de Satanás, Stallone se decanta por un personaje que definitivamente cae simpático. Un hombretón como ese, dando de comer a sus mascotas, con ese buen corazón, que no le rompe los dedos a los morosos cuando le toca hacerlo, que tiene un código moral intachable pese a todo, y que es capaz de enamorarse de la tonta del pueblo. Pero, ¿será posible que haya un solo desaprensivo en la sala que no quiera que Rocky triunfe? Si ese es su caso, hágaselo mirar.

Obviamente Rocky se podía haber dedicado a otra cosa, pero parece innegable que el boxeo no sólo funciona a nivel visual, sino que conecta bien con ciertas partes del cerebro reptil. Ver a dos hombres pegándose leches siempre ayuda a deterger. Y deterger no es malo. ¡Qué sería del cine de acción sin esa extraña necesidad humana! Así que el bueno de Stallone explotó una fórmula magistral. Los primeros tres cuartos de la película nos muestran un ambiente triste de buenas personas castigadas injustamente por la vida, y al final de todo, el héroe se resarce y le pone la cara al chulito de turno como una torta navideña. Y aunque suene repetitivo, quizás "Rocky" no hubiera sido lo mismo sin la excelentísima banda sonora de Bill Conti, pero ya todos sabemos que no hay película mítica sin música legendaria.

En aquellos tiempos Ricard Solans, su doblador habitual, aun no se había empeñado en destrozar la imagen de Stallone en España, caricaturizando de manera vil sus interpretaciones (como también ha conseguido hacer con De Niro y a veces hasta con el sacrosanto Pacino), y esta película se puede ver perfectamente en español sin sentir que estamos asistiendo a un remake de "Había una vez un circo". Y el director, probablemente ajeno a la deriva lúdica y de entretenimiento que tomaría la saga, se lo toma con mucha seriedad, y trata los contenidos con entrañable respeto. En mi humilde opinión los actores hacen un gran trabajo, empezando por Burt Young, Paulie, y siguiendo por Stallone, que llega perfectamente a donde quiere llegar, y sin alharacas ni arrancamientos de pelos. La más flojita sigue siendo Talia Shire, que se cuida mucho de que no le salga ni una arruga. Pero como es de famila rica, se puede permitir el lujo.

Vista con distancia, una se pregunta si realmente merecía el Oscar a mejor película. Probablemente no. Pero a lo tonto, a lo tonto, sin proponérselo, y como ya he dicho en otras ocasiones, el personaje ha alcanzado el estatus de "mito pop". Y aquí pongo mi honor, les aseguro que eso es muy difícil de conseguir. Que se lo digan a Britney Spears.

Recomendada para hombres a los que no les queden bien los "slips". Puntuacion