Ficha

País

España

Año

2008

Título original

Sangre de Mayo

Duración

152min

Dirección

José Luis Garci

Guión

José Luis Garci, Horacio Valcárcel

Reparto

Quim Gutiérrez, Paula Echevarría, Manuel Galiana, Lucía Jiménez, Enrique Villén, Miguel Rellán, Natalia Millán, Francisco Algora, Fernando Guillén Cuervo

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Sangre de Mayo
Autor: farrell
Fecha: 04/10/2008.
Póster Sangre de Mayo

Sangre de Mayo

Digerido por farrell

“Sangre de Mayo” es una película aceptablemente bien hecha por un lado y definitivamente fallida por otro. Es sin duda destacable el retrato del Madrid de principios del s. XIX, con su alegría, sus manolos y chisperos y su participio relajao, pues incide en el carácter festivo de la ciudad que puede verse en los cuadros de la primera época de Goya y que luego conoceremos gracias a la cultura de las verbenas y la zarzuela. Así, esta presentación, que quizás algunos consideren algo tediosa, resulta narrativamente muy interesante ya que se centra, aparte de en describir el ambiente del bullicioso Madrid de 1808, en poner de manifiesto el hecho de que la ciudad, en esa época, era como un espejo de España entera, ya que allí convivían habitantes procedentes de todo el país (como dice la voz en off “madrileño es todo el que vive en Madrid, sea de donde sea”), preparando al espectador para que sepa que lo que va a pasar en esta historia sería extrapolable a toda España.

Pero que Garci haya contado con varios millones de presupuesto concedidos por la Comunidad de Madrid (algo perfectamente entendible teniendo en cuenta la historia que nos ocupa) y que la cinta haya sido considerada una superproducción española no debe hacer creer al espectador esperanzado que “Sangre de Mayo” es una película técnicamente brillante. Más bien al contrario. Mientras el Levantamiento del 2 de Mayo se fragua y conocemos el ambiente que se respiraba en la capital, desde lo que se comentaba en tabernas y plazas hasta las más maquiavélicas intrigas palaciegas, la historia va avanzando, quizás un poco a trompicones y no muy lucidamente, pero por lo menos de manera digna. Es cuando empieza la acción, con cargas de mamelucos y mujeres defendiéndose con navajas y tal, que la película alcanza momentos que llegan a ser incluso irrisorios.

No me entiendan mal, estoy seguro que José Luis Garci ha puesto todo su empeño en contar bien esta historia, pero parece que ha cometido dos fallos de base. En primer lugar, y aunque algunos me acusen de derrochador, contar un episodio tan épico e importante para la ciudad de Madrid habría requerido un mayor presupuesto. Un dato: en la carga de mamelucos de la calle Cuchilleros hay exactamente diez mamelucos y veinte o treinta majos y majas, nada más… Además, el director, sabiendo que no contaba con cuartos como para rodar un “Salvar al soldado Ryan” se ha quedado a medio camino entre el plano detalle y un quiero y no puedo de “déjame grabar ahí una gran batalla” y así, en vez de tener una uniformidad visual, las escenas del levantamiento son un extraño batiburrillo entre planos generales de explosiones y gente muerta por las calles y miradas de niños perdidos ante el cadáver de su madre.

Se recomienda leerse bien la entrada de la Wikipedia sobre la Guerra de la Independencia antes de ir a verla.
El guión resulta también bastante oscuro pues, a la hora de hablar de las intrigas palaciegas y lo que pasa en las más altas esferas de la Corte, Garci no deja muy claro el quién es quién de cada personaje y sus interrelaciones, con lo cual el espectador (al que se recomienda leerse bien la entrada de la Wikipedia sobre la Guerra de la Independencia antes de ir a verla) se sentirá perdido en más de una ocasión. Para muestra un botón: ¿cuándo se dice el nombre del personaje interpretado por Natalia Millán, de capital importancia en la historia? Parece que Garci y Valcárcel han dado por sabidas muchas cosas en una historia con decenas de personajes que a veces cuesta un poco seguir. Mención aparte merece la historia de amor que se supone articula la trama, y que tiene menos interés que el trasfondo del tabernero.

El reparto, kilométrico, en general bien, destacando la costumbre garciniana de contratar actores y actrices con trayectoria de décadas que siempre resuelven aunque no lleguen a la brillantez. Quizás Miguel Rellán y Tina Sáinz sean de lo mejor del reparto y su contrapunto la inefable Paula Echevarría, cuyos niveles de energía rozan en esta película los valores negativos. ¿Estará viva esta mujer?

Recomendada para los que tengan curiosidad en saber de donde vienen expresiones como ser “el no va más”.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion