Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Perfect stranger

Duración

109min

Dirección

James Foley

Guión

Todd Komarnicki

Reparto

Halle Berry, Bruce Willis, Gary Dourdan, Nicki Lynn Aycox, Richard Portnow, Giovanni Ribisi

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Seduciendo a un extraño
Autor: bronte
Fecha: 13/04/2007.
Póster Seduciendo a un extraño

Seduciendo a un extraño

Digerido por bronte

Ésta es una película de esas de giro y contrarregiro. Así que, debido a todas las dudas que me asaltan sobre su trama, es posible que en el desarrollo de esta bella crítica se me escape algún "y éste es el asesino" o un "y fue ella quien lo mató", aunque intentaré evitarlo con todas mis fuerzas. Puestas así las cosas, para todos aquellos que no quieran seguir leyendo, aclararé en este primer párrafo, como corresponde al crítico honrado, que esta película es muy mala, debido en gran parte a una historia muy mala, y que como tantas otras, tan sólo llama a destacar que parece que todos los que contribuyeron a su realización sabían algo más de cine (al menos en la parte técnica) que el típico curso CCC oriundo de estos parajes, y que tiene un final que algo resarce al espectador malhumorado. Pero poco.

Lo cierto es que en los últimos cinco minutos una se dice a sí misma "mmm... no está mal la idea de fondo, y claro por esto es por lo que al principio se utilizaban estas imágenes, que al mismo tiempo conectan con el fotograma final, vaya, vaya..." y experimenta un extraño placer al descubrir el entramado que se le supone a toda obra dramática. Pero insisto, no es suficiente (ni de lejos), porque la idea que sustenta todo el cotarro (idea buena para un thriller, no se vayan a creer que estamos hablando de "El tiempo perdido"), está desarrollada probablemente con los pies, o incluso con otras partes menos castas. La cosa va como sigue: una periodista muy aguerrida (Halle Berry) está a punto de desesmascarar a un político que ataca mucho a los gays, cuando el mismo es gay. Qué típico. Por supuesto, como el político es malvado y probablemente republicano, compra al periódico y a la pobre mujer se le roba la oportunidad de ganar un Pulitzer con semejante notición. Entonces ella se queja arrebatadamente, y añade que tampoco se pudieron publicar las fotos de los soldados muertos en Irak, porque ya sabemos que hoy en día las heroicidades sociales se reducen a (que parece que no hay más problemas) reinvidicar a los gays y a descubrir al mundo que en Irak muere gente, por si alguien se pensaba que con terroristas poniendo bombas en la cola del pan, no pasaba nada.

Pero no nos desvíemos. Después de semejante trauma (y ahí van 25 minutos de metraje), aparece en escena una amiga de nuestra análoga de "Aquí hay tomate", y le sopla que ha estado enrollada con un publicista importantísimo, que luego ha pasado de ella, y que hay que publicar un reportaje sobre como éste, con cara de filete, engaña a su mujer. Sí, el publicista es Bruce Willis, con una peluca espantosa, con una línea de nacimiento del pelo tan recortada que parece un maldelman de aquellos del año de Maricastaña. Y aquí empieza a mascarse la tragedia, porque la amiga aparece muerta de una guisa, que aquello parece una carnicería. No extraña ver a Halle Berry en esto, porque esta mujer elige muy mal sus películas, pero lo de Bruce Willis ya escama más, porque el hombre aún se ha hecho su "El sexto sentido" o "Pulp fiction". Claro que entonces sobreviene al recuerdo aquel horror titulado "El calor de la noche", y no queda más remedio que aceptar que ésta se parece mucho a aquella. En "Seduciendo a un extraño" Halle Berry luce palmito con la misma repetitiva ordinariez que Jane March en la primera, y en las dos Bruce Willis mantiene impertérrita su cara de filete recocido.

Y es que el casting es bastante malo, no sólo porque los actores sean bastante malos, sino porque además sale Giovanni Ribisi. Y digo yo, si en una película aparece Morgan Freeman, todo el mundo espera que haya un anciano sabio en la trama, ¿verdad? Y si sale, Anthony Hopkins, todos esperamos que salga un anciano malhumorado, ¿a qué sí? Y si sale Gary Oldman, nadie dudará de que la película trata sobre las crisis epilécticas. Pues bueno, estando Giovanni Ribisi en el reparto, todos sabemos que el tipo es, por fuerza, un enfermo mental. Y así todo. Ahora, mi mayor y más acuciante pregunta es: ¿si la policía no tenía ni la más mínima sospecha sobre quién había matado a la amiga chivata, ¿a qué viene el resto de la película? No quiero acabar esta crítica sin decir que el director de este despropósito es James Foley, recordado por lo que muchos creen su obra maestra (y hasta un buen filme) "Glengarry Glen Ross", película-truño sólo redimida por la obra teatral de Mamet en la que se basa, y en mi humilde opinión destrozada en sus posibilidades por este tal Foley, que desgracia todo lo que toca.

Recomendada para optometristas. Puntuacion