Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Evan Almighty

Duración

95min

Dirección

Tom Shadyac

Guión

Steve Oedekerk

Reparto

Steve Carell, Morgan Freeman, Lauren Graham, Jimmy Bennett, John Goodman, Wanda Sykes

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Sigo como Dios
Autor: malabesta
Fecha: 25/08/2007.
Póster Sigo como Dios

Sigo como Dios

Digerido por malabesta

En Estados Unidos se ha llegado a promocionar “Sigo como Dios”como una comedia que intenta recuperar ciertos valores cristianos, y no es del todo falso. Aunque reír no hace reír a nadie, bien es cierto que yo hubiese preferido estar en misa.

Evan Baxter (Steve Carell) ha pasado de presentador de informativos (como vimos en “Como Dios”) a congresista electo, gracias a una campaña electoral bajo el lema de “Vamos a cambiar el mundo”. Cuando le pide ayuda a Dios (Morgan Freeman) para cumplir sus promesas, a éste no se le ocurre cosa mejor que ordenarle reconstruir el arca de Noé.

Resulta tremendamente complicado que una película que trata sobre alguien que intenta construir un arca de proporciones bíblicas en un barrio bien de cualquier ciudad en pleno siglo XXI sea tan aburrida. “Sigo como Dios” no explota las múltiples posibilidades cómicas, dramáticas, morales o religiosas del asunto, y se queda en un intento de comedia que incluye a un perro que le muerde la entrepierna a Steve Carell y una moralina neohippie sobre especuladores inmobiliarios con la profundidad intelectual del teletubbie amarillo.

La película intenta hacer reír a base de humor verbal que falla siete de cada diez veces, a pesar de contar con comediantes como Carell o John Goodman, y montajes musicales de Evan Baxter dándose martillazos en el dedo y golpes en la cabeza, que empiezan con poca gracia y terminan cansando. Está claro que por muy bueno que sea, Steve Carell no es Jim Carrey. Otro de los puntales sobre los que “Sigo como Dios” apoya su gracia es la paulatina transformación de Baxter en el Noé bíblico, que no deja de ser un remedo de “¡Vaya Santa Claus!.

Morgan Freeman encarna a Dios y en medio del resto del reparto realmente lo parece.
La dirección es puramente convencional, y parece que Tom Shadyac estaba mucho más preocupado porque su película fuese tremendamente ecológica, pues hasta calculó cuales serían sus emisiones de CO2 y luego plantó pinos para compensar, y en la gran inundación final obligó a ILM a que no destrozase ningún árbol virtual, que por que fuese divertida u original. No es una mala película, en el sentido de que está hecha por profesionales, no se ven micrófonos y los técnicos están casi siempre detrás de la cámara, pero parece la segunda parte de un éxito Disney de las que se estrenaban directas a vídeo, y es la comedia más cara de la historia.

Lo único que merece la pena de “Sigo como Dios” son las escasas apariciones de Morgan Freeman, que encarna a Dios y en medio del resto del reparto realmente lo parece.

En fin, una comedia fallida, recomendada para los que encuentren divertida la guía telefónica.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion