Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Dead silence

Duración

90min

Dirección

James Wan

Guión

Leigh Whannell, James Wan

Reparto

Ryan Kwanten, Amber Valletta, Donnie Wahlberg, Bob Gunton, Judith Roberts

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Silencio desde el mal
Autor: malabesta
Fecha: 09/11/2007.
Póster Silencio desde el mal

Silencio desde el mal

Digerido por malabesta

El director de “Saw” recae en el género con “Silencio desde el mal”; aunque ha perdido el gusto exhibicionista por la tortura y el afán por mostrar a sus personajes por dentro -en el sentido más fisiológico de la palabra- también se ha quedado sin la poca originalidad y capacidad de sorpresa que la serie de película protagonizada por Jigsaw pudo tener en algún momento. Desde luego, algo malo pasa con una película que consigue que uno le vea virtudes a “Saw”.

Jamie (Ryab Kwanten) recibe un día un extraño paquete, que sólo contiene un macabro muñeco de ventrílocuo. Cuando su mujer Laura (Lisa Ashen) aparece brutalmente asesinada, Jamie vuelve a su pueblo natal, Raven's Fair, pues por allí corre la leyenda de Mary Shaw, una ventrílocua diabólica, que volvió del más allá (en el que parece que no cierran las puertas nunca) para vengarse con una forma y estilo similar a la muerte de su esposa.

“Silencio desde el mal”, además de tener un título en español sin demasiado sentido, es una tontería de principio a fin. La invetigación de Jamie no tiene ni pies ni cabeza, y las numerosas vueltas del guión -intuyo que se pretendía que fuesen sorpresas- son totalmente absurdas y dejarán indiferente al espectador. Más o menos el miedo que produce Mary Shaw, la asesina de ultratumba de turno, viene a ser el que daría ver a Monchito, a Macario o a Rockefeller volver de la tumba para matar a todo el mundo a golpe de toma Moreno. Sin duda es uno de los malos más ridículos (Mary Shaw, no Monchito) que se han podido ver. Yo entiendo que el hecho de que cada una de las noches de tu vida venga una señora y te meta la mano hasta el codo por allí donde no llega la luz del Sol puede hacer que uno acumule tanta ira como para resucitar con intenciones bastante malas, y ojalá la película fuese así, pero la verdad es que el remedo Freddy Krueger que “Silencio desde el mal” estila para justificar a su antagonista es un poco -más- chapucero. Además, ¿qué le habrá pasado a James Wan (el director) de pequeño para que tenga esa obsesión con las marionetas? ¿De dónde sale ese miedo a los muñecos de ventrílocuo? ¿Un examen proctológico que salió mal?

¿Qué le habrá pasado a James Wan de pequeño para que tenga esa obsesión con las marionetas? ¿De dónde sale ese miedo a los muñecos de ventrílocuo? ¿Un examen proctológico que salió mal?
La película tiene una dosis respetable de clichés; como es ya habitual, tras descubrir el cadáver de la mujer de Jamie, no falta un policía que diga “Nunca he visto nada igual”. Ante lo que el espectador no puede evitar pensar dos cosas: se trata del único agente que no tiene televisión en casa y no ha ido al cine nunca y además a él al menos ver al muerto le ha salido gratis. No faltan tampoco los Ancianos Que Esconden Un Secreto Colectivo, la Loca Del Pueblo Que Sabe La Verdad y el Policía Cabroncete Que Termina Siendo Tu Amigo.

Más de una vez se pregunta uno si los actores de “Silencio desde el mal” no serán también muñecos. Donnie Wahlberg resulta especialmente llamativo, por decirlo así, en parte debido a que tiene un personaje bastante ridículo que tampoco parece tomarse nunca en serio y que está en la película sin que nadie sepa para qué, en ningún sentido.

En fin, un mal capítulo de “Expediente X”. Recomendada para todos aquellos que alguna vez le han cosido ojos a un calcetín. Ellos dan más miedo.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion