Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

The Simpsons Movie

Duración

87min

Dirección

David Silverman

Guión

James L. Brooks, Matt Groening, Mike Reiss, George Meyer, Ian Maxtone-Graham, John Swartzwelder, Matt Selman, David Mirkin, Al Jean, Mike Scully, Jon Vitti

Reparto

Marge, Homer, Bart, Lisa, Maggie, Flanders, Spiderpig

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Los Simpson: La pelÝcula
Autor: bronte
Fecha: 26/07/2007.
Póster Los Simpson: La pelÝcula

Los Simpson: La pelÝcula

Digerido por bronte

Decir que "Los Simpsons" son el producto televisivo más trascendente de los últimos veinte años no es decir nada. Así que no voy a empezar así esta crítica. Empezaré más bien diciendo que todos aquellos fans con tendencia a sentirse desilusionados, porque les parece que cualquier tiempo pasado fue mejor, están de enhorabuena. Por mucho que me duela reconocerlo, y aquí viene lo bueno, "Los Simpsons: La película" no está ni remotamente a la altura de la mítica serie.

Obviamente cambiar de formato es crítico. De 21 minutos a 87 va un trecho, y el resultado se resiente. Si la serie ha sido capaz de dislocar la estructura narrativa al estilo "Psicosis", puesto que en numerosas ocasiones se empieza con una historia y se acaba con otra, la película ha preferido ser mucho más conservadora a pesar de sacarle el pitorrín a Bart. Hablando de pitorrín, puede que el mismo sea la clave del filme, y el hecho de que yo utilice la palabra pitorrín, lo más gracioso de todo el conjunto. Que la ironía, mordacidad y sarcasmo de "Los Simpsons" se haya quedado reducida a la anécdota de que haber dibujado una v con grecas en un fondo amarillo, casi anuncia el apocalipsis. Tiembla Arrabal.

La historia de "Los Simpsons: La película" es bastante poco imaginativa, y salvo a algunos destellos, es el no va más de la convencionalidad en todos los sentidos. La torpeza y tontería habitual de Homer lleva a Springfield a la catástrofe, y al final no sólo tendrá que resolver el embolado sino conseguir que su familia deje de estar enfadada con él. Este último punto se desarrolla fundamentalmente a través de una esquelética subtrama en la que Bart reniega de su padre, y que lo único que tiene de positivo es que convierte a Flanders (el mejor secundario de la serie), en el único secundario de la película. El resto de los personajes se ven confinados, los que tienen suerte, a una única frase. El problema está en que los diálogos están pensados más para retratar situaciones que para ser fieles a su estilo, o lo que es lo mismo, para lanzar un dardo en cada frase, independientemente de todo lo demás. Y eso no es tan divertido.

Pese a tocar temas clásicos como el amor familiar y la maldad de gobiernos y corporaciones, aunque parezca mentira, en realidad no habla de nada. Si cada capítulo es una radiografía salvaje del modo de vida occidental, está película no es más que un corta y pega de gags, la mayoría desafortunados. El asunto de fondo es el medioambiente, lo que da para sacar a Lisa dando un poco la lata a sus congéneres con el reciclado, y de paso mostrar a una administración cruel (encabezada por un famoso actor), que en pos de proteger la naturaleza se carga a quien haga falta. Más que ser un elemento brillante, es más bien la constatación de que la serie es lo que es, porque nunca ha caído en tentación de idolatrar a nadie. Sin embargo, para el filme, han preferido hacer un producto realmente light, porque por ejemplo, los ecologistas están desaparecidos de escena. Y ahí también hay para críticar.

La imagen también confundirá un poco. Con unos fondos generados por ordenador, los "decorados" están llenos de detalles que sobran en la serie por razones obvias de espacio, así que el total aparecerá más abigarrado para los ojos expertos o abiertos. Homer resulta poco o nada entrañable, Lisa es una caricatura de si misma (total, para lo que sale), Bart tiene ahí un trauma que sinceramente, no le va, y quizás Marge es la única que ha resistido en su papel.

No hay ni la crítica ni la transgresión a la que nos tenían acostumbrados. Y encima han copiado un chiste de "Vaya un fugitivo", creo recordar. Aquel en el que Leslie Nielsen, huyendo de la policía, le pinta un bigote y un gorrito ridículos a su foto en un cartel de "wanted" y acto seguido entra en el local un hombre con ese mismo bigote y gorrito ridículos, siendo inmediatamente arrestado. Que copiarle los gags a Leslie ya es lo último.

Hay que verla porque hay que verla, no nos vayamos a engañar. Pero es para no verla. Recomendada para simpsonsmaníacos.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion