Ficha

País

UK,USA

Año

2008

Título original

Slumdog millionaire

Duración

120min

Dirección

Danny Boyle

Guión

Simon Beaufoy

Reparto

Dev Patel, Freida Pinto, Anil Kapoor, Irrfan Kahn, Saurabh Shukla

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Slumdog millionaire
Autor: bronte
Fecha: 12/02/2009.
Póster Slumdog millionaire

Slumdog millionaire

Digerido por bronte

e"Slumdog millionaire" es la gran esperanza blanca del cine contemporáneo. Y cuando digo contemporáneo lo digo con todas las connotaciones buenas y malas que se le pueden aplicar al término. Un cine que "huye de los convencionalismos" y que busca su propio espacio de creación en la historia del cine. La fusión y tal. Tiene de todo, pero sobre todo, y creo que es fundamental, una historia brillante. Brillantísima. Y no porque cree nuevos tópicos o nos diga nada nuevo. La cosa en realidad no puede ser más convencional, pero demuestra que los principios de toda la vida, las reglas de la narración que han regido la creación contemporánea occidental desde el tiempo de los griegos, pueden ser usadas una y otra vez, y que sin variar en lo fundamental, pueden ser retorcidas a gusto, sin dejar de funcionar, señoras y señores, porque funcionan. Y por algo será.

La nueva película de Danny Boyle cuenta la historia de un paria de India, que por chiripa va acertando todas las preguntas del concurso "¿Quiere ser millonario?". Antes de responder a la última pregunta, que queda postergada para el siguiente día, se lo lleva la policía con la tremenda sospecha de que ha hecho trampa. ¿Cómo un tiparraco semejante puede tener tan inaccesibles conocimientos? A través del interrogatorio conocemos la vida de Jamal, que así se llama, y cómo cada episodio de la misma le enseñó las respuestas del concurso. Puestas así las cosas, "Slumdog millionaire" tiene todo lo que tiene que tener un relato como Dios manda. Tiene un pobretón que se encuentra con n obstáculos en su vida, que necesariamente tendrá que resolver, tiene gansters, tiene traidores y por supuesto, porque esto es obligatorio (si está bien hecho), tiene su historia de amor. Un amor pero que muy a desmano, como mandan los cánones. ¿Se imaginan algo más convencional? La premisa de la historia y cómo está hecha la película hacen que no suene así en absoluto. Esto es lo que se llama saber manejar la fórmula.

Lo más sorprendente de la película es que, pese a mostrarnos los horrores de la vida en India, no hay ningún discurso cuchufletero por ahí (da igual implícito o explícito) en contra de los occidentales, echándole a estos la culpa de todo lo que se hacen a ellos mismos. Porque créanme, yo no tengo la culpa de que los indios prostituyan a sus niñas. Curiosamente, también lo hacen los occidentales en cuanto pueden. Por supuesto tampoco tenemos la culpa de que los hindúes y los musulmanes anden a la greña. La solución a este enigma es que la historia no está escrita originalmente por un occidental autofóbico de esos que tanto abundan, sino que parte de la novela de un escritor indio de nombre Vikas Swarup. Y así se entiende más. Supongo que estar dentro de la cosa da un plus de honestidad, y en vez de echar la culpa, por ejemplo, a USA, de todo lo que pasa en India, como sin lugar a dudas haría el nunca contenido Ken Loach, la historia se centra en enseñarnos toda la miseria que rodea a esas gentes y lo cruel que puede ser la vida por esos pagos. La única referencia a los occidentales es comedida y justa, pues muestra a esos orondos turistas sacándose fotos al lado del Taj Mahal mientras a su alrededor no hay más que pobreza y miseria. Lo cual no deja de tener su punto, porque piénsenlo bien, hay que tener cuajo para irse de vacaciones, ergo para disfrutar, a un lugar donde gran parte de la población las está pasando canutas. Con todo, la película en ningún momento tiene ese tono reivindicativo impostado tan molesto y tan propio de las cintas sociales que damos a luz por estos andurriales, sino que limita a enseñar las cosas más o menos como son, que ya es bastante. En ese sentido "Slumdog millionaire" es una película bastante dura. Muy dura, diría yo. Por lo tanto, muy, muy de denuncia y muy reivindicativa. Quizás filmes así cambien la idea de resort espiritual de cinco estrellas que muchos tienen de India. Aunque claro, cuenten con que nos enseñan lo peor, y para nada la parte emergente del país, que también existe.

Pero Danny Boyle no se recrea en lo terrible, aunque no lo oculta, y como viene siendo propio en él, prefiere dar a todo el conjunto un halo de cuento infantil, con la puerta siempre abierta a la esperanza. En ello le ha ayudado sin lugar a dudas Simon Beaufoy, el guionista ya premiado, que ha hecho una adaptación gloriosa de la novela, sabiendo "plantar y recoger". Ahora este personaje dice aquí esto, y cuarenta minutos más tarde esto será la clave del nuevo giro de la trama. Ya me entienden. Tan bien estructurada en plan clásico y "pièce bien faite", que para que se hagan una idea, en ocasiones les recordará a "Maverick" por poner un ejemplo cercano y popular, en el sentido del suspense. Se trata de un jugador al que la suerte debe sonreír y todo el público sufrirá con cada nueva pregunta, y en especial en llegando al final. Claro que todo esto, con la marca Boyle. Esperen mucho remeneo de la cámara, virados violentos de los colores, y en general uno y mil artificios para alejar la historia del realismo crudo. Aún así, el filme se pasa por infinidad de cosas espantosas que no cabe ninguna duda están en las calles de Bombay, Mumbai y mil y una ciudades indias (y de gran parte del mundo). Habrá quien se tape los ojos en ocasiones y no seré yo quién le critique por ello.

Como la historia es una "historia de aprendizaje" (ese gran clásico), empieza con su protagonista siendo niño, y por supuesto, esa es la mejor parte. Yo no sé qué tienen los niños, que cuando la cosa está bien hecha, roban el conjunto de la narración. Pasa lo mismo en "Érase una vez América" también por ejemplo, por mucho Robert De Niro que aparezca después. Boyle es bien consciente de ello, y cuando llega el, un pelín cursi pero no me cabe duda que adrede, final, tira de "footage" y nos vuelve a enseñar a los niños para que recordemos los mejores momentos. Aún así, muy meritorio que la cosa no cae en picado cuando les salen pelos en las piernas, cosa que ocurre más que a menudo. De todas maneras, los infantes son los mejores de todo el cotarro y con todo, el peor es el actor encargado del protagonista como adulto, que es lo más forzado que se ve e la película sin lugar a dudas. Yo no sé si es lo forzado del actor o lo muy increíble del personaje, que resulta tremendamente formado para ser poco menos que un quinqui. La simbiosis y retroalimentación de ambos factores, hacen de ello el factor menos logrado del filme. Para los títulos de crédito una sesión de Bhangra en el mejor estilo Bollywood. Para los no muy expuestos al cine bollywoodiense, sólo la recomendación de fijarse en cómo este estilo de baile ha influido en la MTv y adyacentes. Por supuesto, la banda sonora dará qué hablar. Asia está aquí, prepárense.

Un cóctel de emociones. Se pasa por todo el espectro. Se reirán al menos una vez y alguno llorará. Pero gustará a los cinéfilos de pro, aunque quizás haya un poco de histeria alrededor de todo el tema. Tampoco es la película definitiva.

Recomendada para gente que cree en la divina providencia.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion