Ficha

País

Uk, Francia, República Checa

Año

2009

Título original

Solomon Kane,

Duración

104min

Dirección

Michael J. Bassett

Guión

Michael J. Bassett

Reparto

James Purefoy, Pete Postlethwaite, Max Von Sydow, Jason Flemyng, Rachel Hurd-Wood

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Solomon Kane
Autor: malabesta
Fecha: 04/01/2010.
Póster Solomon Kane

Solomon Kane

Digerido por malabesta

Qué mejor manera de resumir brevemente la película, amén de dar fe de su calidad general, que esta: parece ser que el papel protagonista de "Solomon Kane" fue originalmente ofrecido a Christopher Lambert.

Kane (James Purefoy), mercenario de corazón negro y más oscuros actos, se ha convertido en un creyente hombre de paz después de un pequeño roce con el Diablo. No obstante tendrá que abandonar sus nuevos votos y la búsqueda de la redención cuando Meredith (Rachel Hurd-Wood), la hija de una familia puritana que amablemente ha acogido a Kane es secuestrada por unos diabólicos bandidos.

Para aclararnos: la película no es mala. Del todo. Si uno pasa por alto la confusión, el sinsentido en que se termina convirtiendo la historia, los flagrantes fallos de guión y raccord, el más que ajustado presupuesto y el desaliñado aspecto de todos los protagonistas, pues hasta se entretiene. Alguna peleílla hay por ahí, y todo está fundado sobre una idea (nada fiel al original) que no es del todo desagradable. Pero claro, está rodada tan para Christopher Lambert que al final la película resulta una especie de "Van Helsing" comprado en los chinos.

La mayor tara de todas es su guión, pues "Solomon Kane" se divide en dos partes: la primera, en la que no hay historia, y la segunda en la que no se entiende un pepino. El guionista y director Michael J. Basset (o su montador, o ambos) parece haber tenido problemas al llevar el papel a la pantalla, y así se aprecia una falta de cuidado (escenarios que se transforman, de un pequeño, lúgubre y destartalado sótano de iglesia a unas enormes mazmorras llenas de antorchas, personajes cruciales que aparecen a cinco minutos del final) que afea bastante el producto, que ya de por sí tampoco es gran cosa. Al fin y al cabo, lo único que rompe la monotonía y predictabilidad son esos detalles totalmente incomprensibles que la película se saca de la manga a diestro y siniestro.

Como director, Basset es reconocible a lo largo de toda la película por su afán de rodarlo todo bajo la lluvia. Sinceramente, ese afán por el barro, junto con lo oscuro de los colores y lo deformes y mutilados que caracterizan a los antagonistas de Kane hacen que toda la historia parezca desarrollarse en un campamento orco de "El Señor de los Anillos".

Por lo demás, la acción parece estar rodada de manera digna -nada de alardes físicos- pero con tanta agua cayendo, uno nunca sabe. Las escenas más pirotécnicas se resienten un poco del nada holgado (para este tipo de cine) presupuesto.

En cuanto a su reparto, pues incluso el más laureado elenco poco podría haber hecho con semejantes personajes. Purefoy se la pasa poniendo cara de "Quién se ha llevado mi queso" y el resto de los actores (entre los que sólo destaca Pete Postlethwaite y un irreconocible Max Von Sydow) pues tienden a tener poco que decir en todo esto.

En fin, una película de acción mediocre que podría haber dado para bastante más. Recomendada para todos aquellos que en el Sur de España han sufrido las crecidas de los ríos, los desbordamientos de los embalses y los mares encabritados. Como verán, en Inglaterra aún llueve más.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion