Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

I am legend

Duración

101min

Dirección

Francis Lawrence

Guión

Akiva Goldsman, Mark Protosevich

Reparto

Will Smith, Alice Braga, Charlie Tahan, Willow Smith, Salli Richardson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Soy leyenda
Autor: bronte
Fecha: 20/12/2007.
Póster Soy leyenda

Soy leyenda

Digerido por bronte

El largo prólogo de "Soy leyenda" bien sirve para ejemplificar el desarrollo del cine en las últimas décadas. En comparación a la anterior versión de esta historia, "El último hombre vivo", "Soy leyenda" comienza casi sin texto, pero con mucho movimiento. La imagen se ha vuelto a hacer dueña del cine de una manera espectacular. Las palabras cada vez importan menos y no sé si atreverme a decir que el conjunto se resiente. Al fin y al cabo la imagen es otro lenguaje sin lugar a dudas. Lo que sí puedo decir es que, como ya habíamos previsto, "Soy leyenda" con todo su vaivén de cámara, sus carreras, sus persecuciones, sus suspenses y el resto, resulta mucho menos interesante que el filme protagonizado por Charlton Heston.

Basada en la novela "I am legend" de Richard Matheson, ni ésta ni la anterior respetan en exceso el texto literario. De hecho, se puede decir que "Soy leyenda" es más bien un remake de "El último hombre vivo" en cuanto a estructura se refiere, con idéntico final, muy distinto del libro. Pero claro, desvaída en su totalidad del mensaje de la anterior, muy incisiva con determinadas actitudes humanas. Aparte del hecho de que la cinta de Heston mostraba el primer encuentro amoroso interracial de la historia del cine, que aquí vuelve a ser reflejado pero de una manera un tanto descafeinada. Pasado por la vicaría, no vaya a ser.

"Soy leyenda" se divide en dos partes. En la primera hora Will Smith copa la pantalla, porque como ya sabrán por la publicidad, está solo en el mundo. Mantener el interés con un sólo personaje es algo bastante complejo, y por si acaso le adjudican un perro para que se vea más movimiento en la pantalla. El suspense se crea entonces a través de recursos clásicos tales como la oscuridad y la atención se concentra enseñando un Nueva York apocalíptico, que no sé por qué, no resulta tan impresionante como Los Ángeles desierto de "El último hombre vivo". Y eso sin tanta infografía y  tanto vegetal. En la segunda parte el giro de la trama ya da lugar a diálogos apestosos, buena parte de ellos dedicados a un panegírico a Bob Marley, situación completamente ridícula en el contexto de la película. También se les quedaron en el montaje esos atisbos de inteligencia de los zombies, que en último momento decidieron que harían demasiado compleja la historia. No teman por ese aspecto.

Parece ser que los actores contemporáneos necesitan una secuencia de lloriqueo, y si no, no están contentos. Y esto obliga a los guiones a mostrar personajes vulnerables, sensibles, tiernos, blablabla. Este Robert Neville de Will Smith sigue la pauta sin desviarse un milímetro, y ahí momentos que parecen plenamente sacados de "En busca de la felicidad". Y no cansa tanto el hecho de que este o aquel personaje sea muy delicado, sino el hecho de cómo las tendencias troquelan los filmes. Ahora todos los héroes tienen sentimientos y lloran. Pues muy bien. Mucho hay que agradecerle al policía de Russell Crowe en "American Gangster" que haya prescindido de tal caracterización, como una isla en el océano.

Aquí los "zombies" están creados por ordenador, bastante mal por cierto, y no tienen más función en el filme que gritar mucho. Dónde queda el Mathias genial de la versión de Heston. Hablando de Heston, Will Smith pretende competir en pechamen con el "muso" de la Asociación Nacional del Rifle, y para ello hace ahí unas flexiones que da gloria verlas, pero que vamos, nada que ver con el pecho lobo de Charlton, mucho más natural y como macrobiótico. La protagonista femenina, Alice Braga, familia de Sonia Braga, pero con la misma falta de agudeza para cambiarse el apellido, perteneciente a la categoría de "garbancita" y abundando en el tópico de que los latinos son todos muy supercheros. La niña de la peli, Willow Smith, la hija de Will Smith, que hombre, que ya está bien con el nepotismo.

"Soy leyenda" no es ni la cuarta parte de kitsch de "El último hombre vivo", ni la tercera parte de interesante, ni la mitad de emocionante, pero es una película que responde a los cánones contemporáneos, hecha con seriedad, profesionalidad, y esas cosas que quedan bien a la hora de pedir un trabajo.

Recomendada para ávidos de panceta.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion