Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

Spider-man 3

Duración

140min

Dirección

Sam Raimi

Guión

Sam Raimi, Ivan Raimi

Reparto

Tobey Maguire, Kirsten Dunst, James Franco, Thomas Haden Church, Topher Grace, Bryce Dallas Howard

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Spiderman 3
Autor: malabesta
Fecha: 2007-05-10.
Póster Spiderman 3

Spiderman 3

Digerido por malabesta

Viendo la diferencia de calidad entre “Spiderman 3” y “Spiderman”, uno se pregunta si el dichoso simbionte ése que posee a Spiderman y lo volvía malo no habrá poseído también a Sam Raimi.

La película comienza cuando Peter Parker (Tobey Maguire) descubre que al despertar una mañana, tras un intranquilo sueño, se encuentra en su cama cubierto por un monstruoso traje negro. Así comienza la película, porque la proyección desgraciadamente había empezado mucho antes. Pero los largos minutos que se van en la lenta y pesada introducción, en la que además de presentar a los, así a a ojo, tres mil personajes de la historia, se nos muestra cómo es la vida personal de Peter Parker, poco tienen de película de superhérores.

Ambos problemas se arrastran a lo largo de la película; mientras que en las anteriores partes de la saga se mantenía un cierto equilibrio entre los problemas de Spiderman y los de Parker, más mundanos, “Spiderman 3” no tiene ni pies ni cabeza. Los líos de faldas de Peter, su lucha moral entre llevar el traje de siempre o el conjunto negro, que viene muy fuerte esta temporada, y sus otras luchas menos morales con los malos de turno se mezclan de manera torpona, repartiendo el tiempo entre los miles de secundarios de la película, que tocan más o menos a cinco minutos cada uno.

Esta sobreabundancia de personal acarrea muchos problemas. Es imposible que haya cierta armonía entre tamtps personajes, así que da la impresión de que algunos están en la película sólo para ser rescatados por Spiderman (como la Gwen Stacey de Bryce Dallas Howard), otros sólo para deleite de los fans (como el capitán Stacey interpretado por James Cromwell) y otros se ven reducidos a puros bufones, como J. J. Jameson. Además, para que todos ellos encajen al final y la película tenga cierta estructura cerrada, los guionistas han tenido que hacer encaje de bolillos con cada una de las tramas, de manera que alguna termina por coger un tono de folletín ridículo que resulta del todo increíble. Uno no sabe si esto será accidental o si tal vez el constante saltar de trama en trama y de personaje en personaje tendrá como objetivo atender las demandas de un público que, merced a la influencia de la televisión y de lenguajes propios de ella como el de los vídeos musicales, cada vez tiene un periodo de atención menor.

La película tiene un problema de tono. Spiderman siempre ha sido un héroe con cierto punto de humor, pero en esta película esto se ha transformado en una suerte de autoparodia que se filtra en ciertos momentos del metraje, tan absurdos que uno espera ver a Leslie Nilsen de un momento a otro. Peter Parker imitando a Tony Manero por la calle, las bufonadas inconexas de J. J. Jameson y hasta un montaje musical se permite introducir Sam Raimi en la película. Lo mejor de todo esto es la aparición de Bruce Campbell, cuyo personaje es el más (y único) gracioso.

Así es la vida de los superhéroes; mientras la peor decisión que tiene tomar un mortal común cuando se cambia de vestuario es ver si ciertas prendas íntimas aguantan un día más o ya hay que darle la vuelta, si Spiderman decide cambiar de traje, se monta un lío interplanetario de mucho cuidado, con un trasfondo moral de aúpa. Aprovechando los leotardos alienígenas, que aumentan los poderes de Parker a costa de su humanidad, se introduce el tema filosófico/moral de la película, que gira en torno al libre albedrío y a la responsabilidad que uno tiene sobre sus acciones. Pero se introduce a empujones, cuando los personajes recitan cada uno su punto de vista al respecto, más como si fuese un debate que una película.

La dirección de Raimi parece flojear en comparación con las otras películas. Mientras que éstas eran espectaculares, aquí las acrobacias de Spiderman se vuelven tremendamente confusas y caóticas, y la mayoría del tiempo que Maquire se pasa en mallas es imposible ver si está peleando o con quién lo está haciendo.

El reparto tampoco es demasiado meritorio. Cuando en una película el mejor de todos es Bruce Campbell, uno ya puede hacerse una idea de cómo es la cosa. Mención especial merece Topher Grace, que es uno de los pocos actores del panorama actual de Hollywood al lado del cual Tobey Maguire parece tener la intensidad y emotividad de Marlon Brando llorando la muerte de su abuela y de su perro. Además está tan dotado físicamente para interpretar a Venom como lo podría estar Cantinflas. Para que nos entendamos, el villano del cómic era algo así como un estibador metido a fotógrafo, un individuo corpulento y violento, no exento de cierto puntillo sociópata. El personaje de Topher Grace da la impresión en cambio de tomar café descafeinado con leche de soja.

En fin, una película muy decepcionante, que sólo gustará a góticos. mods, rockers, enterradores, árbitros y demás. Puntuacion