Ficha

País

USA, Alemania

Año

2009

Título original

Star Trek

Duración

126min

Dirección

J.J. Abrams

Guión

Roberto Orci, Alex Kurtzman

Reparto

Chris Pine, Zachary Quinto, Leonard Nimoy, Eric Bana, Bruce Greenwood, Karl Urban, Zoe Saldana, Simon Pegg

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Star Trek
Autor: bronte
Fecha: 09/05/2009.
Póster Star Trek

Star Trek

Digerido por bronte

Cuando uno quiere ser tan rompedor que totalmente ningunea las convenciones que han funcionado durante siglos, luego no se puede quejar de que nadie le descodifique correctamente. Algo así pasa con el vestuario de Star Trek. Nacida al albur del flower power, tanto quisieron alejarse de la estética militar, que ahora pasan los años, hacen dos mil pequeños cambios, y el uniforme sigue pareciendo un pijama. Entre eso, y que el único mancebo visible del filme (Chris Hemsworth, le auguro yo un buen futuro) muere en el minuto uno, la verdad es que la cosa pinta mal en un principio.

Sin embargo, al público americano le está encantando, y por muy increíble que nos pueda parecer a los españoles, encuentran “Star Trek” una película llena de humor. Tiene esto que ver con la cantidad de convenciones que el filme construye y deconstruye, muy obligados, pues, por si no lo saben “Star Trek” es el “episodio 1” y recrea el pasado de los personajes antes de que se conocieran; esto es, su niñez, la primera comunión, la “mili”, la misión inaugural... Son tantas las entregas de Star Trek que sería bastante inútil hacer una comparación detallada con anteriores ejemplos, pero digamos que aparecen por ahí amoríos que sorprenderán a los más acérrimos (la cosa interracial no podía faltar) y que la película intenta beber de muchas fuentes, alejándose un poquito de los cánones más ortodoxos, mientras que al mismo tiempo los productores procuran que los trekkies no se enfaden demasiado y quemen los cines.

¿En qué cambia? Pues básicamente en que la filosofía “new age” está bastante desaparecida en combate y los responsables han preferido ir con los tiempos. Con todos los tiempos. ¿Qué quiere esto decir? Lo del “paz, hermano” está muy bonito, pero si puedes poner a un mozo en su supermoto, dándoselas de duro, no pierdas la ocasión, “hermano”. De esta manera, el capitán Kirk, interpretado por un hombre sin nariz llamado Chris Pine, es un rebelde sin causa de esos que ponen los pelos de punta y que es muy probable que desmonte la cubertería familiar. Al final es bueno, por supuesto. Spock se pasa el metraje debatiéndose entre su mitad vulcaniana, lógica y su parte humana, emocional, porque ya sabemos que el signo de los tiempos es que los personajes tengan un trauma gordo de la infancia. Kirk también lo tiene, no se vayan a creer. Y es que, hoy en día ser humano tiene mucho que ver con ser vulnerable. Se acabaron los individuos inexpugnables como modelos sociales. Les comento aquí que la madre humana de Spock es Winona Ryder, que para mí ha sido una impresión muy fuerte verla ya haciendo de madre; sobre todo porque sigue teniendo la misma cara de siempre.

El gran disgusto de la cinta será para aquellos que se den cuenta de cuánto le debe esta producción a "Star Wars". Desde la escena en la cantina, hasta la actitud de los personajes (hasta el propio Chris Pine dijo haberse inspirado en Han Solo), pasando por cierto diseño de dirección, da que pensar en la gran contienda entre fans que estas dos sagas llevan décadas despertando. La película ha intentado huir del aire naftalítico que tiene últimamente la franquicia y eso lo ha conseguido a través de mucha acción y poca chicha. Con decirles que Eric Bana es el malo y no hay manera de enterarse hasta que se lee el reparto... En el minuto cincuenta aún no ha empezado la película, literalmente, los siguientes cuarenta minutos son de explosiones y paracaídas y no es hasta la última media hora en que se pone interesante el cotarro. Fundamentalmente, y dejen aquí de leer si tienen a bien, gracias a una ingeniosa, aunque cuestionable estructuración de viajes en el tiempo que no sólo da pie a hacerle un contrato a Leonard Nimoy, que no aparecía en la gran pantalla desde el año 1991, sino también a darle de bofetadas pero bien a Einstein rompiendo la regla básica de los viajes en el tiempo “no tocarsus nada”. Pero que no cunda el pánico, que es una película y acaban todos con bien. Y no sólo eso: se libera finalmente a la serie de ciertos lastres que posiblemente acabarían matándola. Estamos ante una nueva etapa de verdad, con nuevos actores, nuevas situaciones y nuevo de todo.

Para evitar el riesgo de que no la reconociéramos, la película tiene su oriental, su ruso, su afroamericana, su medio-oriental (éste también muere en el minuto uno), y en general recupera ese ambiente multicultural y hippie en ropa de dormir que la serie original proponía. Aún así no deja de ser una película de aventuras muy volcada en la taquilla y mucho menos a hacer la guerra al capital y nos deja escenas memorables como la de dos individuos desplomándose en caída libre mientras piden auxilio y el que les tiene que ayudar reprogramando el aparato gritando “un momento, un momento”, como si Newton pudiera esperar. También pensamientos del jaez de cómo tendrá las cejas a estas alturas Leonard Nimoy, porque todo el mundo sabe que el pelo de la ceja llega un momento en que deja de salir. El vulcaniano original hace un papel más que digno y hará las delicias de todos los trekkies perdidos por el mundo. El resto del reparto cumple, que ya es bastante, y la presencia de Bruce Greenwood aporta un tanto de elegancia al conjunto. También aparece Simon Pegg bastante desaprovechado. Como obra de J.J. Abrams, prepárense para numerosos trucos televisivos que les mantendrán la atención a punto.

Para ser una película de “Star Trek” yo diría que ha alcanzado un nivel más que estimable, pero comparada con otras películas de aventuras se queda en una decente medianía. Buen ritmo, buen hacer, pero para pasar el rato. Recomendada para la familia Telerín.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion