Ficha

País

UK

Año

2007

Título original

Sunshine

Duración

107min

Dirección

Danny Boyle

Guión

Alex Garland

Reparto

Cillian Murphy, Michelle Yeoh, Hiroyuki Sanada, Rose Byrne, Cliff Curtis, Troy Garity, Chris Evans, Mark Strong

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Sunshine
Autor: bronte
Fecha: 20/04/2007.
Póster Sunshine

Sunshine

Digerido por bronte

Si esto se hubiera llamado "Sunshine como puedas" y le hubieran dado ahí un cameo estelar a Leslie Nielsen, a mí no me hubiera parecido mal. Y hasta lo hubiera encontrado procedente. Pero vamos, presentar una película así, y en este plan tan serio y grandilocuente, no es de recibo. No lo es. Esto es más bien una chanza que pone a prueba la paciencia del espectador "adulto". Bien se ve que el sector espacial en el Reino Unido es de juguete, porque hasta "Planeta Rojo" tenía más sentido que esta incursión de Danny Boyle en la ciencia-ficción.

Y es que esta película se basa sistemáticamente en el saqueo indisimulado que hace de cintas clásicas tales como "2001: Una odisea del espacio", "Solaris", "Alien", "Horizonte final" o "Pesadilla en Elm Street". Y ya se habrá quedado tranquilo Alex Garland, autor asimismo de "La playa" y "28 días después", pegotes narrativos todos ellos de insigne recorrido publicitario y de muerte merecida en el recuerdo general. Supongo que anticiparles que la película copia de "2001: Una odisea del espacio" no les asusta en demasía, porque es fácil imaginarse a un ordenador navegante que habla, pero lo de "Pesadilla en Elm Street", ya les habrá dejado con peor cuerpo. Más o menos el que se le queda al público decente cuando asiste al final trompetero que Garland se saca de la manga para justificar toda la verbena.

Sin embargo, no me parece a mí que eso sea lo más grave. Gente ha habido que ha sabido copiar con gracia y estilo, que no es el caso. Lo peor de todo es la inconsistencia de la historia. Esto viene siendo más o menos como si a un circo espacial le empezaran a crecer los enanos cósmicos. La cantidad de desgracias que ocurren en este filme, conectan "Sunshine" directamente con "Mi nombre es Joe" y otros grandes títulos del melodrama contemporáneo. Y el melodrama se basa, específicamente en un retorcimiento absoluto del eje de realidad del género. Y ahora lo verán. La historia va como sigue: el sol se está muriendo. Es necesario detonar una bomba en su núcleo para "revivirlo". Siete años antes de la acción, se mandó otra nave, el Icarus I, pero fracasó en el intento. El Icarus II es la única esperanza. Como ven, lo de llamar Icarus a una nave que se dirige hacia el sol, da la idea de la inteligencia derrochada en la película. Es como si al Titanic lo hubiera llamado el Fondonic.

Pero bueno, hasta aquí todo va bien. La cosa se empieza a torcer cuando, de camino al sol, el Icarus II recibe una señal de socorro del Icarus I, que se creía perdido y, atención, semejante misión, que jamás se podrá volver a repetir, de la que depende la humanidad, y la tripulación tan alegremente decide desviar su ruta para ver si echan ahí un cigarrito con los de la nave perdida. Oiga, pues nada. Yo creía que los protocolos de actuación en estos temas, eran otra cosa un poquito más seria. Pero no, aquí se tratan las cosas igual que en la comunidad de vecinos. Pero vale. Lo cierto es que desvían la ruta, y al tipo que le toca hacer eso, se le olvida mover el escudo protector contra los rayos solares, con lo cual la nave se les chamusca ya irremediablemente. Y el hombre dice lleno de razón, justificándose y lloriqueando: "hice las cuentas dos y tres veces". Ahí estaba el pobre astronauta con su lápiz y su papel, y va y se olvida del escudo. Por supuesto, el ordenador central, muy al contrario que nuestro querido Windows, no le alerta ni nada de que la nave se va a la porra. Se enteran cuando ven cómo se derriten las latas de cerveza a su alrededor. Honestamente, sería infructuoso seguir describiendo lo mala que es la historia.

Pero sí que puedo ofrecerles unos apuntes sobre la nula descripción psicológica, la falta de tensión emocional suplida por fogonazos de música (a veces demasiado "new age", otras veces directamente copiada de la BSO de la serie "Cosmos"), la lentitud, el abuso de los planos cortos y largos, muy en estilo europeo, la falta de sustrato fíiosófico (una exigencia en este tipo de película), y el intento desesperado de convertir el conjunto en una buena película a través de mucho videoclip y mucha postal interestelar, que algunas están bien, eso no lo vamos a negar. Danny Boyle repite con Cillian Murphy, sobre el que no diré nada, más que Sara Montiel, por lo menos, tenía mejor colocados los pómulos. Todos los demás tienen un papel absolutamente ridículo, quitando Chris Evans, que no sólo es el que mejor luce, sino el único cuyo personaje no encajaría en un anuncio de Micolor.

Recomendada para todos aquellos que jamás hayan tenido ningún tipo de contacto con la ciencia-ficción. Puntuacion