Ficha

País

USA

Año

2008

Título original

Pineapple express

Duración

111min

Dirección

David Gordon Green

Guión

Seth Rogen, Evan Goldberg

Reparto

Seth Rogen, James Franco, Danny Mcbride, Kevin Corrigan, Gary Cole, Rosie Perez

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Superfumados
Autor: malabesta
Fecha: 08/12/2008.
Póster Superfumados

Superfumados

Digerido por malabesta

Escondida bajo el título de "Superfumados" está la nueva comedia del conglomerado Apatow-Rogen; desde luego no se merece que su más elegante título original de "Pineapple express" se haya traducido así. Para hacer honor a su contenido y altura, debería haberse llamado "Fumados de pelotas".

Dale Denton (Seth Rogen) es un consumidor habitual de la marihuana que vende Saul (James Franco), seguidor del viejo modelo empresarial de "una pa ti una pa mí". En uno de sus trabajos (se dedica a servir citaciones judiciales) Dale descubre a Ted Jones (Gary Cole), magnate local de los productos derivados del cáñamo, y su secuaz policía Carol (Rosie Perez) asesinando a parte de la competencia. Ambos delincuentes no se lo toman muy a bien, y comienzan a perseguir al pobre hombre y a todos sus amigos y familiares.

Al parecer la película, y más concretamente el personaje de Saul, están inspirados en el personaje de Brad Pitt en "Amor a quemarropa". La idea era que Seth Rogen lo interpretase, y ver cómo sería su vida si de pronto lo persiguiesen los malos junto a su amigo socialmente adaptado, que interpretaría James Franco. Pero en una de las primeras reuniones para repasar el guión, parece que se pusieron a experimentar cual universitarias y al final decidieron que el personaje del traficante porrero fuese para Franco y el de buena persona para Rogen. ¿El resultado? Los dos son iguales, pero uno abre menos los ojos.

A ver, la idea es buena -e incluso algún momento gracioso hay por ahí- un tipo que está todo el día fumado y un pobre hombre perseguidos por la mafia. Pero el problema es que los dos se pasan el día dale que te pego, y la cosa pierde. Fuera del humor físico asociado con la pérdida del sentido del equilibrio (y de las escenas de acción, que tienen su gracia al principio pero que también terminan por cansar), las larguísimas escenas de diálogo entre Saul y Dale pierden su gracia a los cinco minutos, como bien sabrán todos aquellos que hayan intentado tener una conversación coherente con alguien bajo los efectos del palito de la risa.

El ritmo es espantoso, continuamente roto por las largas diatribas de la pareja central; desde luego Rogen y Goldberg no son Tarantino.
La historia se mueve por los derroteros habituales de las buddy movies (curiosamente parecidas a una comedia romántica, pero con más mamporros), lo típico: no me gustas, nos hacemos amigos, somos los mejores amigos, te odio, lo siento te quiero mucho. Todo ello en torno a una trama de narcotraficantes y asesinatos que también parece haber sido escrita bajo la influencia. Eso no se tiene en pie ni almidonando las hojas del guión. La cadena de eventos que termina con los protagonistas perseguidos es absolutamente increíble. Los personajes secundarios no tienen mucha personalidad (más allá de algún tic) y aparecen y desaparecen a conveniencia de los chistes sobre petardos. El ritmo es espantoso, continuamente roto por las largas diatribas de la pareja central; desde luego Rogen y Goldberg no son Tarantino.

Sin duda la gran gracia salvadora de "Superfumados" es James Franco. Parece mentira que este Saul Silver y el Harry Osborn de "Spiderman" sean la misma persona. Es una verdadera lástima que Rogen no sea capaz de darle el contrapunto más serio que podría haber convertido al personaje en memorable.

En fin, una comedia bastante fallida. Recomendada para los que consumen, no precisamente palomitas.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion