Ficha

País

USA, UK

Año

2007

Título original

Sweeney Todd: The demon barber of Fleet Street

Duración

116min

Dirección

Tim Burton

Guión

John Logan

Reparto

Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Alan Rickman, Jamie Campbell Bower, Timothy Spall

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet
Autor: malabesta
Fecha: 14/02/2008.
Póster Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet

Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet

Digerido por malabesta

Aunque "Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet" es un musical, que un hombre que se gasta los pelos que lleva Tim Burton haga una película sobre un barbero casi caería más dentro de la ciencia ficción. El director vuelve a demostrar que tiene una gran imaginación visual, detrás de la que esta película esconde un vacío bastante grande.

Sweeney Todd (Johnny Depp) vuelve a Londres después de haber sido condenado injustamente por el juez Turpin (Alan Rickman); su único objetivo será vengarse de él, y para ello cuenta con la ayuda de la señora Lovett (Helena Bonham Carter), una pastelera con la que montará un tándem de emprendedores: Todd degüella a sus clientes mientras ella los recicla en forma de pastel de carne.

La historia, que ya era un musical en el teatro y ha conocido un par de adaptaciones televisivas, contiene un humor negro -tampoco para troncharse, no se crean- muy apropiado para el estilo  de Tim Burton, que sin embargo no consigue sacar demasiado del folletín sangriento que es "Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet". Los inverosímiles retruécanos argumentales de la película, que uno es capaz de asumir sin demasiado problema, al final dejan al espectador con el estómago vacío, cuando más que resolverse, la trama se deshace en el aire.

El particular ambiente Burton se manifiesta aquí a través de los maquillajes y los pelos de rigor, que ya a nadie sorprenden, una estética feísta y sucia, bastante lejana de los cuentos de hadas para niños maniaco-depresivos a los que nos tiene acostumbrados, y en una iluminación horriblemente oscura que por momentos hace fruncir el ceño y escudriñar la pantalla en busca de los personajes.

"Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet" es un musical debido en gran parte a que la gente canta. No es que haya canciones, no, es que en determinados puntos de la película los personajes en lugar de hablar cantan. Apenas hay un par de números auténticamente musicales con un mínimo de coreografía, y el resto de la lírica tiende a ser monologada y sin mucho baile. Además, no conviene olvidar que los primeros pasos de Tim Burton en el mundillo fueron de la mano de la factoría Disney, de la que parece que arrastra la maldición de sus canciones, que llegan por momentos a convertirse en aburridas y temidas por el público.

Johnny Depp es un actor bastante particular, con una gran personalidad, pero que resulta completamente inadecuado para cierto tipo de papeles. Aunque dramáticamente está sobrado para llevar a la pantalla a este Sweeney Todd (acento británico incluido), sus cualidades musicales se quedan algo más cortas. Ojo, no es que cante mal ni mucho menos, es que su voz resulta completamente inapropiada para un musical. Especialmente al lado de otras mucho más educadas y melodiosas como la de Helena Bonham Carter.

En fin, una película bastante normalucha, que no va más allá de la sorpresa del primer degüello. Recomendada para gente a la que le guste Burton, pues a ellos siempre les gusta.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion