Ficha

País

USA

Año

2009

Título original

I love you, man

Duración

105min

Dirección

John Hamburg

Guión

Larry Levin

Reparto

Paul Rudd, Jason Segel, Rashida Jones, Jon Favreau, J.K. Simmons, Lou Ferrigno

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Te quiero, tío
Autor: bronte
Fecha: 13/06/2009.
Póster Te quiero, tío

Te quiero, tío

Digerido por bronte

A mí que me lo expliquen. Yo soy de esas personas que siempre intenta verle lo bueno a las cosas, pero definitivamente Jason Segel va a acaparar todos mis dedos hacia abajo, arrastrando a Paul Rudd en su ágonica decadencia hacia el infierno de los artistas que deberían haberse dedicado al negocio de las suelas de esparto. Da igual que esta película tenga unos guionistas y director diferentes a "Paso de ti" (el guionista, Larry Levin, hasta firmó dos capítulos de "Seinfeld". ¡¿Pero cómo es posible?!), la sola presencia de Jason Segel, aunque fuera haciendo un cameo debería haberme puesto en alerta sobre lo que iba a presenciar. Es ésta una de esas películas que no dan ganas ni de criticar porque luego se siente que habría que lavar el teclado con lejía.

Aún así, supongo que no me queda más remedio. Así que antes de gastar unas tres o cuatro frases en describir lo apestosa que es esta cinta, déjenme que les explique como va el armazón: un chico, Paul Rudd, pide en matrimonio a su novia, todos están muy contentos, y entonces empieza a hacerse evidente que el chico no tiene amigos varones así cercanos, y a ver a quién va a poner de padrino de boda entonces, cosa de importancia en USA. El chico empieza una loca carrera por hacer amiguitos, y conoce a Sidney, nefastamente interpretado por Jason Segel, con su consistencia habitual de flan Dhul, que como no podía ser de otra manera, está algo loco y es algo salvaje pero tiene un corazón como unas yemas de Santa Teresa. Se lo pasan pipa juntos, pero luego se enfadan y se vuelven a amigar. Por supuesto la vida de Paul Rudd mejora exponencialmente gracias a la extraña influencia del tal Sidney.

Hasta aquí todo normal: individuo A conoce a individuo B, se complementan, se enfadan, se arreglan y se comprometen de por vida. Ahora bien, ¿y esto cómo está desarrollado? Déjenme que eche las cuentas. Creo que la primera conversación gira en torno a cómo se masturba Rudd. La segunda sobre si su novia le hace felaciones o no. La tercera sobre si él le practica sexo oral a ella. La cuarta sobre ventosidades. La quinta sobre defecaciones perrunas. La sexta sobre vómitos. La séptima sobre felaciones homosexuales. La octava sobre juegos de rol sexuales. Luego alguien eructa.

No hace falta que les diga que las mujeres en esta película aparecen representadas básicamente cómo lo que está alrededor de la vagina y en general todo es altamente ofensivo en esta cinta. Pero incluso a los que disfrutan de ese tipo de planteamiento intuyo que les molestará asimismo como están presentados los hombres, no mucho mejor. Guarros monotemáticos unidimensionales. No sé si alguien se sentirá identificado con este subproducto. De corazón les digo que espero que no.

Para arreglar esto, cameo de Lou Ferrigno, ya saben "la masa"; Rashida Jones, otra habitual del SNL, con la gracia en el mismo lugar que las avispas, y si solo fuera eso. Lo peor de Rashida Jones es que es otra de esas actrices tan convencidas de su belleza soberana que se pasa la película con cara de escaparate de tienda de fotos. Mucha sonrisa aunque le estén pisando un callo. También muchas escenas de ambos amigos tocando la guitarra invisible, que eso parece ser que en la mente del guionista es como muy simbólico de la amistad, y Paul Rudd demostrando que debería dedicarse a otra cosa porque el chico no tiene por ningún lado el carisma que le haga merecedor de un protagonista. Dan mucha pena los actores serios que aparecen por el fondo, como J.K. Simmons, y anda que no se luce ni nada (en el peor sentido) Jon Favreau después de haber dirigido con tanta gracia "Iron man".

No me voy a extender más. No esperen ningún tipo de situación dramática mínimamente planteada (como puede ser un triángulo, o un proceso de aprendizaje de ni nada de nada). Tan sólo quiero recalcar que uno no se ríe con esta película y que muy al contrario, puede sentir que le están tomando por retrasado mental, en plan cavernícola, lo cual sospecho, tiene que ser la auténtica intención de los responsables. Recomendada para los que discrepan conmigo siempre y diametralmente además. Cuánto daño ha hecho Judd Apatow al cine, cuánto.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion