Ficha

País

USA, UK, Alemania

Año

2009

Título original

The international

Duración

118min

Dirección

Tom Tykwer

Guión

Eric Singer

Reparto

Clive Owen, Naomi Watts, Armin Mueller-Stahl, Ulrich Thomsen

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de The international
Autor: bronte
Fecha: 24/04/2009.
Póster The international

The international

Digerido por bronte

Hay que ver que altibajos tienen algunos artistas. Ahí tenemos al bueno de Tom Tykwer, que se "estrenó" con "Corre, Lola, corre", que si bien no era un prodigio de la cinematografía, era resultona y original, luego la pifió con "El perfume", que era un poco cansina y ahora se destapa con un thriller pero que muy meritorio.

Yo voy a empezar a fiarme de Clive Owen. No sólo es un actor que rinde, que amortiza, que te hace recuperar la inversión, sino que además no suele dejarse ver en películas que te revuelven el estómago. Recuerdo a bote pronto varias de él que me han placido más que mucho: "Plan oculto", "Hijos de los hombres"... Claro que luego me acuerdo de "Elizabeth: la edad de oro", "Closer" o "El Rey Arturo" y me dan ganas de arrepentirme, porque en "Closer" efectivamente se me revolvió el estómago. Pero me parece a mí que el hombre se esfuerza por elegir guiones que pueden dar de sí en vez de seguir el modelo "Harrison Ford-yo-hago-pelis-que-no-me-den-quebraderos-de-cabeza", y aunque algunas veces le salga mal, es un punto a tener en cuenta.

"The international" es un thriller. ¿Qué se necesita para un thriller? En primer lugar una trama política. Tiene que haber buenos y malos en las altas esferas, gente que intenta dominar el mundo o el barrio, ya saben. En segundo lugar, una persecución. El policía bueno tiene que perseguir al ladrón malvado, y en algún momento tiene que haber un tiroteo. La trama política suele ser una excusa para la persecución. En realidad en los thrillers a nadie le importa la trama política, ni si el contrabando es de armas o de whisky. Lo que el espectador quiere es que el bueno gane y le llene al malo el cuerpo de plomo. Más o menos. Pero aún dentro de esa condición, se puede presentar una trama política decente o todo lo contrario. La de "The international" a mí me ha parecido accesoria como todas, y sin embargo, mucho más interesante de lo que viene siendo habitual en el género. En primer lugar, se trata de una trama internacional. Y a mí eso me parece muy bien, por ir más con los tiempos. En algunos temas es que ya no llega con decir que los USA son unos malvados. Aquí se trata de un banco europeo que anda a la par con China, que como ustedes saben venden las armas de destrucción selectiva más buenas, bonitas y baratas del mercado, para dominar todos los conflictos del tercer mundo, léase básicamente África. Los africanos lejos de ser inocentes, también están deseando vender su alma (y su país) al mejor postor, con tal de poder cargarse a su vecino. También aparecen unos musulmanes encamados con quien menos una se lo espera. Vamos, que en vez de ser la típica película que condena a Occidente, en especial a USA, intentándonos convencer de que el resto del planeta es bueno, más o menos viene diciendo que aquí el que no corre vuela. La cosa está bien explicada cuando uno de los personajes dice que no hay justicia, porque absolutamente todo el sistema está montado alrededor de todo esto. Lo cual me hace pensar, que si todos están metidos en estos follones, los ricos, los pobres, los guerreros, los pacifistas, capitalistas, comunistas, a lo mejor es que realmente somos así, y toda la cantinela de la justicia ideal, no es más que una ilusión a la que nos gusta agarrarnos, mientras que, a la hora de la verdad, hacemos lo que tenemos que hacer por sobrevivir.

En la parte de la persecución, que es básicamente donde se ve el pulso del director, a mí no me queda más que recomendarles la película. Siento una gran alegría interior cuando veo lo que yo llamo "el género adulto". Una película con sus reglas, sus convenciones, sus concesiones, pero que no está hecha para adolescentes, sino para gente con algo más de conchas en la espalda. En este caso es un estilo seco, sobrio, cortante en ocasiones, y que sin embargo, tiene un tiroteo que casi se pone a la par con el "Scarface" de de Palma. Yo creo que diez minutos bien se tiran pegando tiros. Y el Guggenheim de NYC. Queda como un coladero. Lo cual, visto el devenir del arte contemporáneo no sé si es bueno o malo. También se puede ver una muerte por despeñamiento, como pocas veces se ha visto en el cine, que siempre cortan entre la caída y el impacto. Aquí todo de un tirón y sin que se le salga el relleno al muñeco. Esta escena toda la de la violencia me gustó especialmente y creo que es una excelente tarjeta de visita para su director.

Es verdad que Clive Owen hace un poco lo que hace él casi siempre: mover muy poco los músculos faciales. Pero se le perdona porque ya se ven tan pocos hombres de verdad en el cine, en esta época de metrosexuales depilados, que casi da gusto ver lo poco que se menea en comparación a los manoteos que tanto abundan en las pantallas. Naomi Watts no es la mejor actriz del mundo, pero la mujer cumple como una valiente. En el reparto también se Armin Mueller-Stahl, al que recordarán por ser el padre puñetero de "La caja de música" de Costa-Gavras (entre otras), y que tampoco es que se desencaje, pero que desde luego no decepciona. Me ha encantado la caracterización de los italianos, y para que se queden contentos, les diré que no tiene trama amorosa (gracias, Dios), pero sí que tiene su parte de obsesión, su parte de redención, su cosa del héroe solitario luchando contra todo un sistema omnipotente y omnipresente, y al fin y al cabo los bancos son los malos, que eso siempre le gusta a todo el mundo...

Recomendada para gente muy viajada.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion