Ficha

País

USA, Alemania

Año

2008

Título original

The reader

Duración

124min

Dirección

Stephen Daldry

Guión

David Hare

Reparto

Kate Winslet, Ralph Fiennes, David Kross, Lena Olin, Bruno Ganz

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de The reader (El lector)
Autor: farrell
Fecha: 15/02/2009.
Póster The reader (El lector)

The reader (El lector)

Digerido por farrell

“The reader (El lector)” habla sobre muchas cosas (la pasión adolescente, el Holocausto…) pero lo que es realmente es, a la manera de ciertas obras del Siglo de Oro referentes a la naturaleza del amor, un historia sobre el poder curativo (o rehabilitador) de la cultura.

Hannah (Kate Winslet), una trabajadora del sistema de tranvías de Berlín, y Michael (David Kross), un muchacho de buena familia de quince años, comienzan una relación que se basará en un acuerdo tácito entre ellos: intercambiarán sexo por lectura. Cuando unos años después Michael acuda a un importante juicio como estudiante de Derecho descubrirá el pasado oculto de la mujer de la que estuvo enamorado cuando era adolescente.

El personaje de Hannah, con un recorrido emocional realmente amplio a través de la trama, funciona en “The reader (El lector)” como la metáfora principal del concepto del que antes les hablaba: una mujer con un secreto que a ella le resulta vergonzoso y que se pasará la vida intentando subsanar, teniendo lugar al fin su rehabilitación y su “vuelta al mundo” (gran paradoja teniendo en cuenta su final) a través de la lectura y el conocimiento.

El resto, las “muchas cosas” mencionadas al principio, sirven única y exclusivamente para enmarcar la peripecia de la protagonista de la película (esta es una historia intimista, por mucho gran reparto y Stephen Daldry que haya por ahí), cuyo punto más vulnerable es su total soledad, resaltado esto por el hecho de que se deja guiar, primero, por un muchacho de quince años y, años más tarde, por la esperanza (ciertamente patética) de que ese mismo muchacho adulto vendrá a rescatarla.

Así, las disquisiciones sobre la moralidad y la ley, la historia de “amor” entre los dos después de la Segunda Guerra Mundial y toda la vida posterior de Michael funcionan como elementos secundarios que no deben distraer del verdadero mensaje de la película: que una mujer, ante un acto inmoral y horrible, pueda justificarlo con un “era mi deber” debido a que su intelecto no está del todo desarrollado, no debido a ninguna tara mental, sino a la falta de conocimiento de las “reglas” del mundo.

Si alguna pega puede ponérsele a “The reader (El lector)” es la última media hora de metraje en la que, como la trama realmente importante es la de Hannah, hay un exceso de información sobre la vida del Michael adulto que realmente es irrelevante y que lo único que provoca es esa sensación de que la película hubiera sido redonda si hubiera durado unos veinte minutos menos. El resto, aún con ciertos momentos demasiado efectistas y lacrimógenos (después de todo, Daldry es muy bueno a la hora de combinar frase lapidaria con subida de música), conforma una película que, por lo menos, merece mucho la pena ver.

Kate Winslet, tras un porrón de nominaciones, es este año de nuevo candidata al Oscar a la mejor actriz principal por esta película. Sólo un dato: quizás algunos de ustedes se preguntarán al principio por qué un personaje como el de Hannah, con cierta carga sexual, está interpretado de manera tan hombruna y con una forma de andar tan pesada y poco elegante. Piensen en qué trabaja la mujer (cobradora en un tranvía) y se darán cuenta hasta qué punto llega la brillante composición del personaje de la Winslet. David Kross, bien también, y Ralph Fiennes cumpliendo con un personaje no excesivamente lucido al lado de la gran protagonista de la historia.

Recomendada para partidarios de la LOGSE.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion