Ficha

País

Canadá, UK

Año

2005

Título original

The river king

Duración

95min

Dirección

Nick Willing

Guión

David Kane

Reparto

Edward Burns, Jennifer Ehle, Rachelle Lefevre, Thomas Gibson, Jamie King,

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de The river King
Autor: bronte
Fecha: 01/03/2007.
Póster The river King

The river King

Digerido por bronte

"The River king" pasó directamente de los pases previos a las estanterías de dvd. ¿Merecido? Es innegable que al año se estrenan infinidad de películas peores que ésta, pero también es cierto que esta cinta no pasará a la historia. Basada en una novela de Alice Hoffman, su mayor pecado reside en un guión muy pobremente adaptado, que no tiene la habilidad suficiente para centrarse en un objetivo, y que va dando tumbos por ahí, incluyendo momentos realmente sobrantes.

En una pequeña localidad del norte de Norteamérica (probablemente Canadá), se encuentra Haddan, una elitista escuela de secundaria, donde acuden niños ricos y listos. Un buen día aparece el cadáver de uno de ellos bajo el hielo del río circundante. Ahí entra en escena Edward Burns, un policía local, que al contrario que el resto de los habitantes del lugar, no acepta que la muerte sea un mero suicidio. La premisa sirve para que la historia vaya desgranando el trauma propio del agente, cuyo hermano mayor se quitó la vida tiempo ha, más para retratar un pueblecito en el que nadie quiere hacer demasiadas averiguaciones porque la escuela genera muchos beneficios para todos, y no estaría bien perjudicarla en ningún sentido.

Lo que podría haber sido una historia de misterio tirando a thriller empieza a salirse de madre cuando se introduce el factor fantasmal, según el cual el chico muerto se aparecería en diversas fotos intentando decir algo sobre su muerte. Claro que eso sólo sirve en tres o cuatro ocasiones, y luego si te he visto no me acuerdo. El fantasma desaparece tan fácilmente como apareció y al final el desenlace de la historia ni tiene que ver nada con ello, ni falta que hacía. Por supuesto, nadie pasa el trabajo de explicar el espectador a qué ha venido ese componente.

Por si fuera poco, tambien tenemos una relación amorosa, asimismo de aparición súbita. Una profesora del susodicho colegio, sin comerlo ni beberlo, aparece de pronto en la cama con Burns, en una escena bastante mal rodadita, pero sobre todo sorpresiva e inconsistente por la falta de justificación en la trama. Todo lo que pasa entre estos dos personajes adultos es incomprensible de principio a fin, teniendo en cuenta que tampoco pasa mucho, y en todo caso, mal hilvanado, y con nula profundización en el tema. Parece que estuviera ahí porque alguien dijo que hacía bonito. Pero no es verdad.

Además de tocar el tema espiritista, el de los intereses creados y el del amorío (y todos mal), "The river king" también se pasea por el matonismo escolar, la popularidad y todos esos temas de tan buen tono en el ambiente de instituto. Pero una vez más, como de pasada, y simplemente porque es necesario para que la película no se quede absolutamente parada sin que nadie sepa qué más decir.

Semejante pobreza guionística es levemente subsanada por la dirección que es capaz de crear un ambiente adusto y algo inquietante, pero que obviamente no puede levantar algo totalmente falto de interés y de sentido. En cuanto a los actores, llama la atención ver a Edward Burns, con aquellos prometedores inicios, implicado en algo tan desmadejado, y aunque el chico da muy bien en cámara, quizás aquí más que en ningún otro de sus filmes, su falta de expresividad le perjudica. La profesora ye-yé está interpretada por Jennifer Ehle, que es una cosa así como el sucedáneo de Meryl Streep en el plano físico, pero desde luego muy alejada de su talento interpretativo. Su aportación se reduce a pasearse por delante de la cámara con cara de ursulina, y a sufrir ataques uterinos insospechados. El mozo "suicidado", Thomas Gibson, sufre de incontinencia gestual, y el resto de los estudiantes hacen lo que pueden teniendo en cuenta que se están iniciando en esto del cine.

La película sirve sobre todo parar reflexionar sobre el frío que pasaron los actores, y para comprobar una vez más la voz indigna de su físico que tiene Edward Burns. Profesionalmente realizada, es una película del montón que será mejor esperar a que sea emitida por televisión. Recomendada para creyentes en la Virgen del Sandwich.

Puntuacion