Ficha

País

UK

Año

2006

Título original

This is England

Duración

101min

Dirección

Shane Meadows

Guión

Shane Meadows

Reparto

Thomas Turgoose, Stephen Graham, Jo Hartley, Andrew Shim, Joseph Gilgun, Vicky McClure

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de This is England
Autor: malabesta
Fecha: 03/01/2008.
Póster This is England

This is England

Digerido por malabesta

"This is England" es la frase que servía de lema a muchos skinhead británicos allá por los ochenta. La repetían señalando al suelo, a su cabeza, su corazón y quién sabe a qué otras partes de su cuerpo para demostrar su entrega a la causa nacionalista. Así que es fácil deducir de qué va la película de Shane Meadows: un recuento autobiográfico de sus pinitos como cabeza rapada adolescente. "Aquellos maravillosos años" pero sin problemas de piojos, vamos.

Esencialmente, la historia es la de Shaun (Thomas Turgoose), un chaval que ha perdido a su padre en la guerra de las Malvinas, y que termina encontrando un sustituto de su figura en Woody (Joseph Gilgun), el líder de una amigable y sonriente banda de skins, y posteriormente en Combo (Stephen Graham), otro líder rapado, menos amigable y nada sonriente. Por lo visto la vida de Shane Meadows no fue muy diferente de la de Shaun y la mayoría de los eventos de la película están sacados de su propia infancia. Quizá por eso "This is England" dé la impresión de no tener una trama definida: es una redacción de "Qué hice en mis vacaciones de verano" que sin duda terminaría con su autor en el despacho del director y posteriormente del psicólogo.

Las diferentes partes de la película, articuladas en torno a sucesivos eventos: el encuentro con Woody, la aparición de Combo, etc. se van sucediendo de manera episódica, sin que haya demasiada permeabilidad entre ellas, quizá con un par de excepciones. Esto no deja de ser un poco frustrante para el espectador, que ve cómo personajes aparentemente importantes (como el propio Woody) de buenas a primeras desaparecen. Será un estigma de este tipo de cine tan naturalista y con tanto interés por acercarse a la realidad.

Interés que, por otro lado, no le impide meter cueste lo que cueste los puñeteros montajes musicales, que sin aportar mucho a la película (lo único que podrían hacer es dar algo de ambiente, innecesario dado que la recreación de los horrendos ochenta es impecable), y sin embargo roban un tiempo que el espectador podría haber dedicado a buscar la cura contra el cáncer o leer el periódico, por ejemplo, y se llevan a muerte con el estilo pseudo-documental que reina en "This is England", con sus improvisaciones actorales y sus cámaras cuidadosamente colocadas de manera improvisada, sus zooms, sus cambios rápidos de ángulo, etc.

Se podría hablar largo y tendido sobre el guión de la película, pero dado que se trata de la vida de Shane Meadows, no voy a ser yo quien la corrija.
Se podría hablar largo y tendido sobre el guión de la película, sobre si los personajes están bien desarrollados y si, por ejemplo, la entrada de Shaun en el grupo está descrita fatalmente, un buen día se los encuentra en la calle y al siguiente son uña y carne, pero dado que se trata de la vida de Shane Meadows, no voy a ser yo quien la corrija. En lo que toca al mensaje de fondo de "This is England", da una curiosa visión del mundo skin, con una minoría de cabezas rapada violentos, racistas y delincuentes que le dan mala fama al resto, unos chavalotes simpáticos y sanos en los que hasta la madre del protagonista confía, a pesar de que, vive Dios, llevan tatuada una cruz en la frente, y letras en los nudillos que desde luego no leen "izqd" y "dcha", aunque a más de uno falta le haría. Será que yo no soy británico.

Por lo demás, la película tiene su atractivo, centrado principalmente en las actuaciones de Thomas Turgoose, que resulta increíblemente convincente a pesar de su corta edad, y de Stephen Graham, que se come la pantalla, con un papel que haría pasar del rosa al blanco la cara y del blanco al marrón las prendas íntimas de Edward Norton en "American History X", tanto al personaje como al actor.

En fin, un drama que se deja ver, recomendado para gente con demasiado apego a la maquinilla de afeitar.

 


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion