Ficha

País

USA

Año

2009

Título original

The Princess and the frog

Duración

97min

Dirección

Ron Clements, John Musker

Guión

Ron Clements, John Musker, Rob Edwards

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Tiana y el sapo
Autor: bronte
Fecha: 10/02/2010.
Póster Tiana y el sapo

Tiana y el sapo

Digerido por bronte

Es ésta (por el momento) la última película de animación convencional de Disney. Y viene precedida por los innumerables follones que marca la corrección política. Que si al principio se llamaba "La princesa rana" y el sector afroamericano se sintió ofendido, que si el personaje era una criadilla y hubo que cambiarlo porque el sector afroamericano se sintió ofendido, que si hubo que poner a la protagonista zurda para representar a esa minoría... y se sintieron ofendidos los diestros. En fin, un cuadro de comedor. La cosa quedó al final en una afroamericana en plena era del jazz, con una ética protestante del trabajo que para sí la quisiera Pocholo Martínez-Bordiú, y que quiere abrir un restaurante a lo "Maxim's" para lo que ahorra como una posesa, sin que a nadie le parezca raro, en semejante época. Vamos, que la película, realista, realista, no es. Por mucho que se empeñen en retratar las calles de Nueva Orleáns. Esta protagonista de color, parece más bien una broker-wannabe de los noventa. Pero es que, como ya digo, hubo muchas quejas y hubo que cambiar muchas cosas muchas veces.

Estamos entonces ubicados: una chica afroamericana ahorra trabajando como camarera para abrir su propio "El Bulli". Su mejor amiga es la blanca hija del ricachón de la ciudad. Pues vale. Y allí nos llega un príncipe "euroasiático" (??), (para los americanos Eurasia es todo un continente, pero América del Norte y América del Sur son dos, como lo leen), de un color más bien indefinido (parece que algunas pistas indican que es indio de la India), para que pegue tanto con la blanca como con la negra.¡Ay, qué madrastra tirana es la corrección política! Pero como estamos en Nueva Orleáns, a alguien se le ocurrió que el malvado podría ser un santón de estos del vudú y ahí entramos en terreno pantanoso. Porque los malvados de Disney solían ser fantasía, fantasía, pero resulta que el vudú existe. Lo cual también ha levantado ciertas críticas por lo puede que inadecuado para el público infantil. A ver si ahora se van a poner todos los niños a practicar vudú, después de haber consultado diligentemente en Internet. Vaya, que entre pitos y flautas el príncipe de etnia misteriosa y la afroamericana protestante se ven convertidos en batracios.

Lo malo de "Tiana y el sapo", es que efectivamente hay mucho sapo. Yo diría que bien tres cuartas partes de la película, los personajes se las pasan convertidos en sapos. Y se echa de menos más humano. Dicen que los dibujos están basados en "La dama y el vagabundo" (es verdad que la ciudad se parece) y en "Bambi", pero es que estas ranas no logran el nivel de ternura de los antiguos animales Disney. Son bastante feas. Así que tanta rana y tanto pantano puede llegar a cansar al espectador adulto. A todo esto, los números musicales no están mal, aunque es verdad que desde hace ya bastante años Disney tiene una tendencia al caos escénico que la cosa aterra un poquito. En cada número musical (que en este filme son muchos), hay tal movimiento, tal coreografía, tantos saltos, tantas idas y venidas, que casi hay que tomarse una biodramina. Y lo peor de todo es que en la bso española, no se entienden las canciones. Porque es así, señoras y señores: no se entienden las letras. Un desastre.

La era del jazz está fundamentalmente desaprovechada porque casi toda la película pasa en los pantanos, la historia de amor es un poco precipitada y ningún personaje alcanza el nivel de carismático. Pero hay un bonito número con luciérnagas, es una película amable cuyo mensaje final es que lo más importante en la vida es el amor, y una cosa sí que hay que reconocérsela, y es que el nudo está pero que muy bien desanudado en la escena final. Es una película muy recomendada para los niños, porque aunque no sea perfecta, pasarán un buen rato, y no desagradará a los mayores.

Recomendada para gente que quiere quedar bien con todos.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion