Ficha

País

USA, Alemania

Año

2006

Título original

All the king's men

Duración

140min

Dirección

Steven Zaillian

Guión

Steven Zaillian

Reparto

Anthony Hopkins, Jude Law, Kate Winslet, Sean Penn, James Gandolfini, Mark Ruffalo, Patricia Clarkson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Todos los hombres del rey
Autor: malabesta
Fecha: 05/11/2006.
Póster Todos los hombres del rey

Todos los hombres del rey

Digerido por malabesta

"Todos los hombres del rey" no tiene nada que ver con "Todos los hombres del Presidente", a pesar del parecido. La película sobre la que es un remake se titula "El político", que ya se llevó en su momento (1949) unos cuantos Oscar a casa, incluido el de mejor actor. Dicen las malas lenguas que ésta sigue el mismo camino, con la posibilidad de que Sean Penn se lleve la zanahoria a casa. Las buenas lenguas dicen que es una castaña.

"Todos los hombres del rey" cuenta el ascenso a la fama de Willie Stark (Sean Penn), un sureño pobre y sin mucha cultura que a base de demagogia consigue alzarse como gobernador demócrata del estado de Louisiana, para luego mantenerse en el puesto gracias a amenazas, compras, chantajes y nacionalizaciones, al más puro estilo chavista. Jack Burden (Jude Law) es un periodista que sigue a Stark en su campaña electoral. Inicialmente distante, comienza a implicarse con el senador; tras ser despedido de su periódico, de línea editorial republicana, recae en el gabinete de Stark, investigando para él los trapos sucios de sus rivales.

Basada en el libro del mismo título ganador de un Pulitzer, el guión se ve obligado a podarlo para que se pueda acomodar en las casi dos horas y media de película, que se antojan semanas. Uno de los temas profundos del libro parece ser el del destino. Mientras unos personajes comienzan haciendo el bien para terminar corrutos, que diría Pepiño, otros hacen el viaje inverso, como puede ser el personaje interpretado por Anthony Hopkins, o el de Jack en la novela; todo ello, además, bajo la rueda imparable de la sociedad, que en "Todos los hombres del rey" destroza todo lo que toca, de una manera u otra. Además, el senador es el hombre pobre que asciende a la nueva aristocracia, mientras Burden es miembro de una familia rica sureña, pero que poco a poco va cayendo en desgracia. Pero en la película, todo queda bastante desdibujado, con unos personajes a los que les pasan cosas pero a los que no les pasa nada. La supuesta bondad inicial de Stark rápidamente queda eclipsada por sus maneras de mesías populachero; a Jack Burden le pasan miles de cosas, relacionadas con su pasado, con su amada (aquí Kate Winslett) y con su futuro, pero él sigue impertérrito, como quien se echa una brisca.

Ayuda mucho a ahogar más la historia la dirección de Steven Zaillian, que se recrea en cada plano como un perro que intenta morderse el rabo. La composición de las escenas es tremendamente barroca, expresionista o lo que convenga, pero siempre muy efectista, a la par que vacía de contenido. La escena final de la película, que no describiré por no chafarla, es al cine lo que las cortinas de terciopelo con borlas doradas a la decoración minimalista.

Otra de las grandes bazas de la película está en su reparto; cuando tanta cabeza de cartel junta termina por liarse a cabezazos, cada cual intentando demostrar que es mejor que los demás. Se salva Anthony Hopkins, aunque apenas está en pantalla unos diez minutos. Kate Winslett y Jude Law hacen gala de cierta inexpresividad durante todo el metraje, para luego compensar con estallidos de drama, que como ya parece que es tradición, se reducen a tirar cosas al suelo y a poner la cara que tendrían si alguien les tirase mucho de las coletas.

Pero la estrella de la película es sin duda Sean Penn, en una de las peores actuaciones que se ha visto en mucho tiempo. Su Willie Stark parece más un boxeador sonado que un sureño paleto, con una tendencia horrible a menear mucho los brazos. Además, por si la cosa no fuese mala ya de por sí, tiene también en su contra a su doblador, que (al igual que le pasaba a Stallone) no se ha dado cuenta de que su personaje no es retrasado, de tal manera que en lugar de "Todos los hombres del rey" parece que está doblando "Yo soy Sam 2"

En fin, una larga y pretenciosa película. Recomendada solamente a aspirantes a la alcaldía de Marbella. Puntuacion