Ficha

País

UK, Francia, USA, Eslovaquia, Italia

Año

2007

Título original

The last legion

Duración

110min

Dirección

Doug Lefler

Guión

Tom Butterworth, Jez Butterworth

Reparto

Ben Kingsley, Colin Firth, Iain Glen, John Hannah, Kevin McKidd, Peter Mullan, Aishwarya Rai

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La última legión
Autor: malabesta
Fecha: 23/08/2007.
Póster La última legión

La última legión

Digerido por malabesta

“La última legión” es una nueva aproximación al posible origen romano de las leyendas artúricas. Aunque es mucho más digna que “El rey Arturo” (que tampoco es decir mucho, o nada), desde luego no es una gran película. Ni siquiera es buena, y de no ser por la presencia de Colin Firth, dudo mucho que pasase por las grandes pantallas antes de llenar estanterías de videoclub.

La película cuenta la leyenda del último de los césares de Roma, Rómulo, un niño que se ve obligado a dejar la capital del mundo cuando los godos la arrasan. Junto a él y protegiéndolo está Aurelio (Colin Firth), un general romano, y Mira (Aishawarya Rai), una enviada del Imperio de Oriente. Juntos esperan alcanzar Britania para con ayuda de la novena legión allí destinada recuperar Roma de las manos de los bárbaros.

A grandes rasgos, “La última legión” es una película de aventuras chusca. Aunque el guión está bastante lejos de ser perfecto, entretiene si uno la ve con cierta voluntad o si aún no se ha afeitado nunca. Le falta mucho a sus personajes para tener el calado de “Piratas del Caribe”, por ejemplo, y su historia tampoco es ninguna maravilla. No porque probablemente tenga el mismo rigor histórico que un libro de Stephen King (o de Historia en según qué comunidades), al fin y al cabo pobre del que vaya al cine en busca de rigor. Donde falla es en cómo se desarrolla.

La mayoría de los protagonistas no tiene pasado, pocas expectativas de futuro y en general su presente tampoco llega a interesar mucho al espectador. El desarrollo de los acontecimientos es torpón, y el clímax final –con asalto al castillo incluido- es bastante poco satisfactorio, y al lado de la batalla del Abismo de Helm, de “El Señor de los Anillos: Las Dos Torres” más bien parece una guerra de comida en un comedor de instituto; y no por la carencia de medios o actores.

La gracia que suelen tener estas películas es la de ver a actores tradicionalmente menos saltimbanquis acometer peleas y volteretas. Hay que decir que el reparto de “La última legión” se comporta correctamente. Pero después de “Matrix” y la invasión del cine oriental, lo correcto no es suficiente. Así las peleas de esta película aparentan muy coreografiadas y algo torponas, algo así como un mal día en la WWF.

Las peleas de esta película aparentan muy coreografiadas y algo torponas, algo así como un mal día en la WWF.
Fuera de las yoyas, Colin Firth y Aishawarya Ray funcionan bien, pero por separado. Entre ellos hay la misma química que entre una sartén y un transbordador espacial. Firth no es un mal actor, y aunque el papel de sacrificado luchador no le viene tan bien como a Rusell Crowe, nunca llega a resultar ridículo, al contrario que Ben Kingsley. Su encarnación del sucedáneo de Merlín llega a ser un poco risible, puesto que a pesar de que la película tiene bastante aire de serie B, su tono está lejos de la comedia ligera que tan bien le viene a muchas películas de aventuras. Esta seriedad cae como una losa sobre algunos personajes, especialmente el de Kingsley, muy místico, trascendental y milenarista (léase minnerralisssta, golpeando la mesa), y cuyo sentido del humor y gracia hace pensar que todas las mañanas desayuna leche rancia.

Ayshawarya Ray, aunque mucho más ágil que el bueno de Firth no llena tanto la pantalla, en una película como ésta. Aún así, cada vez está más presente en Hollywood. Dejando de lado sus capacidades, talentos y atributos, Ray atrae al cine a un público como el indio, poco explotado por la industria occidental, pero que es muy numeroso, cinéfilo y, por mucho que se emperreten algunos en afirmar lo contrario, prácticamente omnipresente.

En fin, una película de aventuras que entretiene pero muy justita; quizá sea una mejor inversión como alquiler. Recomendada para legionarios (romanos).



Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion