Ficha

País

Francia

Año

2006

Título original

La tourneuse de pages

Duración

85min

Dirección

Denis Dercourt

Guión

Denis Dercourt, Jacques Sotty

Reparto

Catherine Frot, Déborah François, Jacques Bonnaffé, Pascal Greggory, Martine Chevallie

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La última nota
Autor: malabesta
Fecha: 23/06/2007.
Póster La última nota

La última nota

Digerido por malabesta

“La última nota” retoma las siempre tormentosas relaciones entre pianistas. Ya sean destructivas como en “La pianista”, encontradas como en “Amadeus”, neuróticas como en “Shine”, políticamente incorrectas como en “Gran bola de fuego”, adúlteras como en “El piano”, psicotrópicas como en “Ray”, con patadas voladoras como en “Danny the dog”, y a falta de que alguien ruede un biopic sobre Elthon John, está claro que en el mundo del cine es mucho más sosegado el oficio de tragasables que el de pianista.

La película de Denis Dercourt, sobre un relato de David Leavit que ya llevara a la pantalla Ventura Pons en “Manjar de amor”, se centra en la vida de Mélanie (Déborah François), una dotada pianista infantil. Tras fallar en su examen de acceso al conservatorio, debido a un descuido de Ariane (Catherine Frot), una famosa intérprete y tribunal de la prueba, abandona despechada el mundo de la música. Quiere la vida, y una notablemente improbable sucesión de acontecimientos que gracias a Dios se mantienen fuera de la película, que termine una Mélanie ya adolescente trabajando como niñera de Tristan (Antoine Martynciow), el hijo de Ariane y Jean (Pascal Greggory).

“La última nota” está muy bien construida sobre un guión con bastantes lagunas. Requiere por tanto una cierta dosis de fe por parte del espectador, que ha de pasar por alto -al igual que lo hace la propia cinta- las carambolas que colocan a Mélanie en la situación de ejecutar su venganza, por ejemplo. Denis Dercourt consigue mantener la tensión de la película en casi todo momento, entre otras cosas, gracias a la escasez de diálogos. Muchas escenas, en las que los personajes de Mélanie y Ariane llenan la pantalla, están repletas de incómodos silencios que incrementan la expectación del espectador, que espera la rotura de la tensa calma en cualquier momento. La pera.

Por otro lado este mismo efecto consigue también que muchas veces la película sea bastante artificial, con situaciones y personajes que actúan de manera bastante forzada, por no entrar en las maquiavélicas maquinaciones de la protagonista o su a veces sospechoso proceder. No sé usted, pero si yo contrato una niñera callada y modosita, pero que en cuanto tiene ocasión se pone a hablar de cuál es la mejor manera de degollar a una gallina, me lo plantearía.

El eje de “La última nota” son los personajes (pasapáginas y pianista) y las interpretaciones de Déborah François y Catherine Frot. Débarah compone un personaje completamente frío, casi inexpresivo, que asiste a los acontecimientos de la película con aparente indiferencia, a pesar de que en gran parte son obra suya. Catherine en cambio da vida a una gran pianista ya venida un poco a menos y bastante más frágil, aunque en ningún momento su interpretación llegue a ser mucho más expresiva que la de su alumna/rival.

En fin, una película que engancha bastante al espectador, siempre y cuando éste ponga bastante de su parte. Recomendada para gente que toque de oído.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion