Ficha

País

USA, Nueva Zelanda

Año

2008

Título original

Underworld: Rise of the Lycans

Duración

92min

Dirección

Patrick Tatopoulos

Guión

Danny McBride, Dirk Blackman, Howard McCain

Reparto

Michael Sheen, Rhona Mitra, Bill Nighy, Steven Mackintosh, Kevin Grevioux

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Underworld: La rebelión de los licántropos
Autor: malabesta
Fecha: 13/03/2009.
Póster Underworld: La rebelión de los licántropos

Underworld: La rebelión de los licántropos

Digerido por malabesta

Algo tiene "Underworld: La rebelión de los licántropos" que les fallaba a sus predecesoras. Aunque tal vez sea al revés, algo había en "Underworld" y "Underworld: Evolution" de lo que ésta se ha deshecho, porque el resultado es bastante mejor. Se han ido Kate Beckinsale, Scott Speedman y el director Len Wiseman, elijan ustedes.

"Underworld: La rebelión de los licántropos" se sitúa en algún punto de la Edad Media. Por aquel entonces los vampiros, dirigidos por Viktor (Bill Nighy) ya eran decadentes, así que dejaban todo eso de los sudores y las labores manuales a sus esclavos los licántropos, de los que Lucian (Michael Sheen) es su máximo exponente. Como suele pasar en estos casos, de toda la cohorte de vampiros, nobles, mancebos, pueblerinos y animales de compañía a su disposición, Sonja (Rhona Mitra), la hija de Viktor, se va a enamorar de Lucian.

No nos engañemos. Una gran historia no es. Tiene sus momentos entretenidos, sus peleas, sus enfrentamientos y sus aspavientos, pero dudo que llegue a sorprender a nadie (salvo quizá por lo correcta que es), pero por otro lado ni molesta ni ofende. Quizá esté llena de fallos de continuidad, y multitudes de fanes talibanes se reúnan a la puerta de los cines para clamar por la quema de la película, pero francamente lo dudo mucho. "Underworld: La rebelión de los licántropos" se puede ver perfectamente con completo desconocimiento de sus predecesoras. Es más, habiendo visto ambas, casi es la opción a recomendar.

La dirección de Patrick Tatopoulos está a la altura, aunque muy épico el resultado no es que sea. Qué quieren que les diga; cuando una manada de hombres lobo embrutecidos asalta en la noche un castillo defendido por vampiros, uno se imagina algo rodado con un poco más de aquél que los primeros minutos de un capítulo de "Humor amarillo", pero qué le vamos a hacer.

Quizá contribuyan a ello los efectos especiales, que por momentos son de todo menos brillantes. Claro que, después de todo, se trata de una película de presupuesto medio/bajo (así en plan Hollywood, claro) que tira mucho del ordenador, por lo que por algún lado habría que recortar. En cualquier caso, nunca llegan a estropear el ambiente.

El muy correcto reparto (no se crean que hay mucha exigencia, ni del director ni del público) está capitanieado por Bill Nighy. No sé si lo suyo es histrionismo o un estilo muy personal, pero para este tipo de personajes no desentona. Y Michael Sheen, a pesar de tener más pinta de ir a rodar un biopic del batería de Metallica que un alzamiento de licántropos, es un descanso de tanto héroe hipermusculado y de mandíbula cincelada con los que nos bombardean continuamente.

En fin, una agradable sorpresa. No como si me hubiese tocado la lotería, pero al menos como un reintegro. Recomendada para gente sin afeitar.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion