Ficha

País

UK

Año

2007

Título original

Mr. Bean's holiday

Duración

90min

Dirección

Steve Bendelack

Guión

Robin Driscoll, Hamish McColl, Simon McBurney

Reparto

Rowan Atkinson, Willem Dafoe, Karel Roden, Max Baldry, Emma de Caunes, Jean Rochefort

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Las vacaciones de Mr. Bean
Autor: malabesta
Fecha: 01/04/2007.
Póster Las vacaciones de Mr. Bean

Las vacaciones de Mr. Bean

Digerido por malabesta

“Las vacaciones de Mr. Bean” es la última aventura de Bean, a juzgar por las declaraciones de Rowan Atkinson, al que parece que los achaques de la edad, y supongo que un cierto cansancio, mantendrán alejado del personaje. Debería pedirle consejo a Jackie Chan, que a sus cincuenta y tantos sigue por ahí dando saltos como una mona.

La película de despedida supone un buen colofón para la carrera de Mr. Bean. Su enorme éxito televisivo parecía que se iba a quedar en eso, tras el estreno de “Bean, la película”. Pero parece ser que un equipo totalmente británico ha recuperado el espíritu de la teleserie y lo ha llevado con éxito al cine. En lugar de una historia muy complicada, en “Las vacaciones de Mr. Bean”, el protagonista se enfrenta a una tarea fácil: después de ganar un viaje a Cannes en una rifa parroquial, Bean ha de llegar hasta allí. En el camino, por avatares del destino (que en torno al personaje de Rowan Atkinson son gran parte de la gracia), se ha de hacer cargo de Stepan (Max Baldry), el hijo, probablemente ruso, de un director de cine al que ambos han de encontrar en el festival de la ciudad francesa. Los ayudará Sabine (Emma de Caunes), una joven actriz y el último descubrimiento de Carson Clay (Willem Dafoe), un gran director y gran actor de gran fama internacional y mayor ego.

El guión de “Las vacaciones de Mr. Bean” tiene su gracia. Es lo suficientemente leve como para no robarle protagonismo a las gracias del protagonista pero sabe hilarlas todas con sentido. Por encima de la dificultad que tiene montar una película en torno a un personaje que no habla, tiene un par de momentos bastante resultones, como por ejemplo colocar a un inglés de clase baja, a una actriz francesa y a un niño ruso en un coche, de manera que nadie entiende lo que dice el otro, evitando así la necesidad de grandes parrafadas. Además el personaje de Carson Clay resulta un contrapunto muy bueno a Bean, presentando un humor completamente opuesto al de Atkinson, pero igualmente gracioso. El estreno de su primera obra en el festival de Cannes, concretamente sus créditos iniciales, suponen uno de los mejores momentos de la película.

Pero tampoco es perfecto. El final de la película resulta un poco azucarado y hasta demasiado increíble (dentro del absurdo irreal que es la película) para lo que suele ser el tono de las aventuras de Mr. Bean, y en general el personaje de Stepan, el niño que aparentemente ha de dar pena, más bien produce escozor en los ojos y deseos de que salga de la escena cuanto antes.

La dirección de Steve Bendelack, habitual de la serie de televisión, hace rendir bien al protagonista, con buenos gags y bien preparados a lo largo de toda la película, aunque da cierta impresión de que al final todo está dividido en cómodos trozos de veinte minutos, que no están todo lo bien conectados que debieran.

El reparto está encabezado en todos los aspectos por Atkinson y Dafoe. Ambos resultan muy graciosos en sus personajes, que encarnan a la perfección. Rowan Atkinson ha depurado su personaje con el tiempo, y en la película hace lo de siempre, que resulta bastante gracioso como siempre. Algún truco nuevo parece tener, y en una de las escenas hace una encarnación del “O mio babino caro” de Gianni Schichi bastante gracioso. Defoe da el contrapunto con un director hollwoodiense gafapasta y egomaníaco; viendo los círculos en los que se mueve este hombre no creo que le haya faltado inspiración, y el resultado es muy sólido (aunque sencillo como una patata) y simpático.

En fin, una agradable y corta comedia, recomendada para legumbres. Puntuacion