Ficha

País

USA, Alemania

Año

2008

Título original

Valkyrie

Duración

121min

Dirección

Bryan Singer

Guión

Christopher McQuarrie, Nathan Alexander

Reparto

Tom Cruise, Kenneth Branagh, Bill Nighy, Tom Wilkinson, Carice Van Houten, Eddie Izzard, Terence Stamp, Thomas Kretschmann

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Valkiria
Autor: bronte
Fecha: 14/01/2009.
Póster Valkiria

Valkiria

Digerido por bronte

Menudos dimes y diretes con esta película. Que si era un producto fallido, que si todo lo que toca Tom Cruise se convierte en copro, que si forma parte de una secta que come placentas... "Valkiria" es una película fenomenal, que proporciona gran divertimento, que mantiene al espectador en tensión, y que además, que además es capaz de ir mucho más allá. Como ustedes ya sabrán, el último filme de Bryan Singer acomete el enésimo intento de la cúpula alemana por sacarse de en medio a Hitler, y ya sabemos todos cuál es la dificultad del tema. Que todo hijo de vecino sabe de la inutilidad del caso. Así puestas las cosas, ¿qué se hace para que el público no se duerma, cuando todo el mundo le consta que Hitler era mala hierba pero de la de verdad? Se ponen obstáculos, muchos obstáculos.

"Valkiria" me ha gustado especialmente porque es una película seria, pero no es pretenciosa. Es un drama, pero tiene acción. Es realista, pero sigue siendo puro entretenimiento. Alcanza la virtud, que siempre está en el punto medio, en muchas y diferentes variables y confirma a su director como un todo terreno, sencillo pero sofisticado. En todo ello tiene un mérito excepcional Tom Cruise, al que el tiempo pondrá en su lugar. Porque ahora está de moda ponerle a caldo, parece que el hombre está de capa caída, pero sigue teniendo un gusto excelente para elegir sus proyectos, y aún más, cuanto mayor se hace más imprime a todas sus películas una humanidad de la que carecerían sin él. Siendo "Valkiria" una película mucho más que notable en todos sus aspectos, es la interpretación de Tom Cruise la que la hace memorable. Si todo el guión está orientado a contarnos la historia de una operación militar con más dificultad que usar un bidé lleno de pirañas (con innegables influencias del género anti-nazi de los sesenta-setenta, recuerden "Ha llegado el águila"), el trabajo de Tom Cruise convierte a la cinta en el relato existencialista de un fracaso vital. La historia de "Valkiria" no es la de un atentado frustrado, es el relato del fracaso de una vida.

Por ello mismo, brillan con intensidad sin igual las escenas en que los insurgentes intentan movilizar al ejército partiendo de la premisa (falsa) de que Hitler ha muerto. En ese momento, la película pasa de ser un excelente "thriller" a una tragedia griega en la que el espectador sabe de la inutilidad de todos los esfuerzos y puede anticipar el deprimente final. Por supuesto, no les faltarán a la mayoría de ustedes el amigo adyacente incomodador que les diga que todo lo de la resistencia alemana era porque iban perdiendo la guerra y no porque estuvieran en contra de las salvajadas del régimen nazi, pero ustedes hagan oídos sordos, porque alguno sí que hubo en Alemania que se opuso a este armagedón moderno. Von Stauffenberg es uno, y el otro Kurt Gerstein (el ingeniero que denunció los crímenes de los campos de concentración y protagonista del filme "Amén") y curiosamente ambos muy religiosos, el primero explícitamente católico y el segundo muy influido por el catolicismo. Quién iba a decir que había tantos católicos en Alemania.

La película pasa de ser un excelente "thriller" a una tragedia griega en la que el espectador sabe de la inutilidad de todos los esfuerzos y puede anticipar el deprimente final.
Lo que más les llamará la atención así a bote pronto es el reparto espectacular de "Valkiria". Tom Cruise encabeza un elenco en el que no falta ni uno, incluido Bill Nighy, al que ya es difícil ver como otra cosa que no sea el rockero de "Love actually", Terence Stamp, aportando su serenidad pétrea, Eddie Izzard, que quién iba a imaginar que aparecería por aquí, Kenneth Branagh, que lleva fatalísimamente los cuarenta y ocho años, y Thomas Kretschmann, el nazi de "El pianista", para el que yo llevo tiempo reclamando un protagonista, y que mira tú por donde se lo van a dar en España, en una película llamada "El rey conquistador", rodada en inglés y sobre Jaime I, el conquistador. Pero también les llamará la atención la pulcritud de la imagen, la luz que desprende en todo momento, la poca intención de conseguir unos sets impregnados de "realismo sucio", con clara intención de acercarse a la artificialidad formal de décadas pasadas y una planificación de la historia muy vivaz, capaz de trasladarse de emplazamiento de manera rápida y efectiva. Recordarán lo sobresalientemente dosificada que está la intervención de cada personaje, pues siendo innumerables, todos ellos tienen su objeto la trama, su personalidad y su desarrollo y sobre todo los homenajes que Bryan Singer hace a las películas bélicas de todos los tiempos. Es ese regusto a antiguo lo que hace de este filme una buena opción para acercarse al cine. Los más inclinados al morbo también verán con buenos ojos la recreación infográfica de las mutilaciones de Stauffenberg.

Recomendada para gente que cree en el bien y el mal.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion