Ficha

País

Francia

Año

2008

Título original

Taken

Duración

93min

Dirección

Pierre Morel

Guión

Luc Besson, Robert Mark Kamen

Reparto

Liam Neeson, Maggie Grace, Famke Janssen , Xander Berkeley, Leland Orser

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Venganza
Autor: malabesta
Fecha: 09/02/2009.
Póster Venganza

Venganza

Digerido por malabesta

¿Cómo es posible que "Transporter 3" y "Venganza" hayan sido escritas por las mismas personas? Qué lejos parecía quedar ya para Luc Besson y Robert Mark Kamen "El quinto elemento"; tras una carrera juntos que decididamente iba hacia abajo o a ninguna parte, con esta película parece que ambos han vuelto a encontrar la veta buena con la inestimable ayuda de Liam Neeson.

El mayor problema que tiene "Venganza" es un toque que le falta, quizá un poco de personalidad, o unos personajes algo mejores, tal vez un repasillo al guión... en fin, algo (o todas las anteriores) que la podría haber convertido en memorable. Aún así, es una excelente película de acción, con la lástima de que tan pronto como se apagan las luces uno la empieza a olvidar.

La película está construida sobre la base de una historia efectiva (Schwarzenegger, Willis o Ford han pasado por algo así alguna que otra vez) y simple: Bryan Mills (Liam Neeson) despide a su hija Kim (Maggie Grace), que se va de viaje a París; el siguiente contacto que tiene con ella es una tensa llamada de teléfono en la que es testigo de cómo ella es secuestrada por una temible banda de albaneses. Claro que Bryan tiene una peculiaridad; aunque retirado ya -para poder pasar más tiempo con su familia- es un ex-agente de la CIA. Y hay que ver cómo reparte el hombre.

Dado que es lo que es, el guión no entorpece para nada la acción (nos ahorra, por ejemplo, los típicos enamoramientos a deshora que abundan en estas producciones); aunque el comienzo pueda parecer un poco lento, está especiado con alguna pelea, un poco gratuita pero que ayuda a presentar al protagonista. A pesar de que, para qué negarlo, no es que tenga una gran profundidad psicológica, esta presentación está hecha con una pericia que ya quisieran para sí muchas películas de más enjundia. Todos los detalles sobre los personajes y la historia necesarios después para que ésta ande están perfectamente engarzados sobre los eventos que llenan los primeros minutos, de manera que para el espectador nunca es evidente que aquello es un trámite del que hay que deshacerse pronto, y por lo tanto no se aburre.

Una vez dispensadas las introducciones, la película pasa al modo rápido, y se convierte casi en un thriller de acción muy rápido, en el que se suceden las escenas de acción con las de investigación/intriga a buen ritmo. Tiene todos los ingredientes para que la cosa funcione: una cuenta atrás, un protagonista perseguido por malos y buenos, un ambiente "exótico"... lo cual por otro lado le da un cierto aire "de manual". Lamentablemente no han seguido el libro a la hora de confeccionar a un antagonista fuerte que le de réplica a Liam Neeson. Su personaje va por ahí apaleando truhanes de tres al cuarto a medida que asciende en el escalafón de la banda de secuestradores, sin que aparezca nunca esa malvada mente criminal que con sus fechorías continuas justifica la soberana tunda que sin duda el protagonista le arreará hacia el final, por lo que el último cuarto de "Venganza" afloja un poco en intensidad dramática (aunque no en la de los bofetones).

Durante todo el metraje el actor irlandés tiene presencia y personalidad para aguantar la película e incluso la que se proyecta en la sala de al lado.
La dirección de Pierre Morel, a pesar de los dejes habituales de la época y el género (tanto montaje rápido y tanto zoom adelante y atrás termina cansando) es capaz de sacarle partido a las habilidades de su protagonista. No olvidemos que estamos hablando de un héroe ya entrado en la cincuentena.

Sin duda lo más sorprendente de “Venganza” es el propio Liam Neeson. El hombre no tiene el físico más agraciado -es un poco desgarbado- para este tipo de papeles, y uno se pasa los primeros diez minutos temiéndose lo increíble (y quejándose por ello) que resulta Neeson como espía despiadado. Eso, claro, hasta que arrea el primer mamporro. La transformación en pantalla es notable, y durante todo el metraje el actor irlandés tiene presencia y personalidad para aguantar la película e incluso la que se proyecta en la sala de al lado. Desde luego se está haciendo un nicho dentro del cine de acción, gracias probablemente a cierta mano para escoger sus papeles. A menudo interpreta a un místico o a un fanático, dependiendo del lado del dial en el que caiga, consumido por un objetivo por el que lo daría todo, y que a su vez le da credibilidad a que un tío alto y un poco delgaducho, que se encorva ligeramente y que carece de ese mentón cuadrado tan apañado para estos casos pueda darle estopa a Batman, Darth Maul o a toda una red de traficantes de mujeres.

El resto del reparto, por ahí anda Famke Janssen, pasa completa y absolutamente desapercibido.

En fin, una muy entretenida película. Recomendada para quienes se pregunten si ya están en edad de hacer viajes del inserso.

Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion