Ficha

País

USA

Año

2007

Título original

The Darjeeling Limited

Duración

91min

Dirección

Wes Anderson

Guión

Wes Anderson, Roman Coppola, Jason Schwartzman

Reparto

Owen Wilson, Adrien Brody, Jason Schwartzman, Bill Murray, Angelica Huston, Natalie Portman

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Viaje a Darjeeling
Autor: farrell
Fecha: 12/01/2008.
Póster Viaje a Darjeeling

Viaje a Darjeeling

Digerido por farrell

Los tres hermanos Whitman se reúnen en la India después de un año sin hablarse tras la muerte de su padre. El mayor, Francis (Owen Wilson), ha preparado un cuidado itinerario en el que harán todas las “cosas espirituales” que necesita un “viaje espiritual” que les servirá de reencuentro fraternal, a pesar de que Peter (Adrien Brody) y Jack (Jason Schwartzman) no parecen están muy por la labor. Al final descubrirán que la intención de Francis es que se encuentren con su madre, Patricia (Anjelica Huston), misionera en las profundidades de la India.

Más de lo mismo pero algo peor que otras veces. Wes Anderson es, sin duda, uno de esos directores de ahora con más “universo propio”: personajes encerrados en sí mismos (con actores invariablemente inexpresivos) porque pertenecen a familias desestructuradas que arrastran el lastre de la incomunicación o porque se sienten perdidos y extraños en su grupo o comunidad (sea un colegio privado, un submarino, etc.), estética sesentera agitada con lo kitsch más cool (desde el vestuario hasta el uso de la cámara), historias de gente que ha puesto su vida en suspenso debido a alguna crisis personal y/o existencial, licencias poéticas (sobre todo visuales) como el uso de la cámara lenta para enfatizar la trascendencia de ciertos episodios, música guay del tipo Carla Bruni y Françoise Hardy… Todas estas zarandajas están presentes en “Viaje a Darjeeling”. Pero ya digo que esta vez le ha salido peor.

No podría uno decir que ésta es una película mala porque no lo es: tiene su guión, sus personajes, su bien de fotografía colorista para trasladar a la pantalla la esencia a especias de la India, sus buenos actores, sus travellings y su chuli, su pai y su cabra, pero es que a mí el estilo Anderson simplemente no me gusta y, aunque “Academia Rushmore” me pareció apañada y “Los tenenbaums: Una familia de genios” también pasable, como es el menda quien la critica pues a aguantarse tocan. Lo primero que tengo que decir es que es difícil sentir empatía por los personajes de Anderson, básicamente porque parece que la intención última del director es alejarlos lo más posible de nosotros haciéndolos, si no antipáticos, por lo menos nada agradables. Así, en “Viaje a Darjeeling” no es que las interpretaciones de los actores sean malas (todos están correctos y, de hecho, Adrien Brody está más que potable ya que el suyo es el único personaje que tiene algo de humanidad) sino que los tres hermanos no provocan en el espectador (léase, en mí) absolutamente ninguna reacción.

Además, no hay que olvidar que esto es una comedia. Digo que no hay que olvidarlo porque si va a verla a usted se le olvidará, dado que la historia no tiene maldita gracia. En ningún momento la película me despertó ni media sonrisa, quizás lo más cómico sea precisamente lo que no se dice, a saber, la forma encubierta que los hermanos tienen de darse puñaladas y de contarse las cosas que deberían ser secreto los unos a los otros, en un viaje cuyo supuesto fin es recuperar la confianza entre los tres. Pero para malas relaciones hermaniles véanse “¿Qué fue de Baby Jane?” y déjense de historias.

Como buenos adalides del amiguismo y el nepotismo y demás “ismos” en la industria del cine, el guión lo han escrito el propio Anderson, Jason Schwartzman (que de tanto estrujarse el cerebro para escribir no le ha quedado energía ninguna para actuar) y Roman Coppola, hermano de Sofía e hijo de otro Coppola que, al parecer, también hace películas. Por supuesto, está lleno de silencios, “punch lines” pero llenas así de lirismo y todo eso, un ritmo llamémosle “templado” y un nulo desarrollo de los personajes (seguramente esto sea buscado para deshumanizarlos aún más) que al que suscribe le tocó bastante las gónadas.

Bueno y básicamente era eso lo que les venía a contar. Ah, también hay cameos de los amigotes del director, que resultan ser estrellas de Hollywood como Natalie Portman (no se le ven los pechos, que he leído yo por ahí que sí, pero les digo que no se ve nada) o Bill Murray, un corto insertado al principio de la película y que explica el background del hermano pequeño, Jack (su relación con la Portman), que no tiene ningún sentido que lo hayan puesto ahí más allá del “voy a dislocar la convención poniendo aquí una película dentro de la película porque soy la leche” y un travelling al final en el que se ve como el tren que los ha llevado en este viaje transporta a cada uno de los personajes que han aparecido en la película, cada uno en su propio hábitat y escenario. El travelling este tiene música de fondo y es poético y eso.

Recomendada para los que crean que si vas a la India te encuentras mucho a ti mismo y tal porque es un lugar muy espiritual y pascual. Bueno, y para los que le guste Wes Anderson haga lo que haga, claro.
Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion