Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Gridiron gang

Duración

120min

Dirección

Phil Joanou

Guión

Jeff Maguire

Reparto

Dwayne 'The Rock' Johnson, Xzibit, L. Scott Caldwell, Leon Rippy, Jade Yorker, Setu Taase

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La vida en juego
Autor: malabesta
Fecha: 28/12/2006.
Póster La vida en juego

La vida en juego

Digerido por malabesta

Otra película de fútbol americano. A estas alturas ya resulta más que evidente que para los yankees, el mundo del deporte es sinónimo de esfuerzo personal, triunfo, camaradería y demás, mientras que aquí los sueños deportivos suelen estar más orientados a pegar el pelotazo. Por eso (y por otras cosas) “La vida en juego” no se comerá una rosca en España.

Al igual que el deporte en torno al que giran, todas estas películas parecen estar más hechas con un esquema táctico que con un guión. En este caso tenemos el 4-4-2 clásico: un funcionario de un correccional (Dwayne “The Rock” Johnson), harto de que sus clientes reincidan, decide empezar un programa revolucionario. Montando un equipo e fútbol americano conseguirá que los chavales se olviden de las rivalidades entre bandas, de la delincuencia y demás y se conviertan en angelitos, mientras pisotean a los equipos rivales. No le destriparé el guión a nadie si digo que al final de la película vemos los típicos cuadros estilo “John W. Wilson, alias ‘El violador del destornillador’ ahora se dedica a los arreglos florales y Phill Harris, alias ‘Metesaca’ consiguió una beca para la universidad de Columbia y fue el primer hombre en salir al espacio en camiseta”, y con ellos aprendemos lo bien que les fue a los jugadores del equipo, que además aprendieron el verdadero significado de la Navidad, y lo maravilloso que es arrearse candela en un campo de juego en lugar de hacerlo por ahí en las calles, donde no hay ni cámaras ni público.

Si no tenemos en cuenta de que es, más o menos, la vigésimo tercera película que se hace con el mismo guión, y que el fútbol americano es aburrido de narices, el resultado no es tan malo. El director abrevia bastante los encuentros, lo que los hace soportables. Y gracias a Dios no hay un montaje musical en el que, con los titulares de los periódicos deportivos de fondo, vamos viendo como el equipo va a más. En su lugar, Phil Joanou prefiere mostrar las relaciones entre la miríada de personajes que componen el reparto, con especial atención sobre el entrenador y su madre moribunda. Se echa de menos un manejo del ritmo un poco más regular, puesto que en determinados momentos si uno mira al suelo para buscar una moneda que se le ha caído es posible que se pierda, además de la moneda, partes muy importantes de la historia y que se resuelven o muestran en materia de segundos, sin que vuelvan a aparecer nunca más.

Los actores son casi todos negros de color, que diría Reverte, y al igual que los actores orientales tienen tendencia a actuar todos de cierta manera, ellos también tienen su estilo propio. Suele consistir en un movimiento oscilatorio de los hombros sin que la cabeza se menee, y en morderse el labio inferior, demostrando así lo emocionados y afectados que están por determinado asunto. Si lo que interesa es mostrar al público lo airado que está el personaje, el modus operandi es el mismo, pero más rápido y gritando. Entre todos ellos destaca The Rock, que sorprendentemente ha sido capaz de reciclarse de luchador de la WWF a actor en unos pocos años, y con bastante aprovechamiento. Parece que definitivamente recogerá el testigo de los cachas clásicos, muy por encima de otros como Vin Diesel.

En fin, película de deportes estándar Hollywood. Recomendada para que a todos aquellos que no hayan visto una antes, les sellen el carnet.

Puntuacion