Ficha

País

USA

Año

2008

Título original

Wall-e

Duración

98min

Dirección

Andrew Stanton

Guión

Andrew Stanton, Jim Reardon

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Wall-E (Batallón de limpieza)
Autor: malabesta
Fecha: 06/08/2008.
Póster Wall-E (Batallón de limpieza)

Wall-E (Batallón de limpieza)

Digerido por malabesta

Seamos sinceros: "Wall-E", la historia de amor entre una tostadora y un iPod, está muy bien, pero no es el gran clásico de la animación que cambiará el mundo que parece haber visto todo hijo de vecino. Eso sí, se convertirá en la película que recordarán con nostalgia las generaciones futuras cuando descubran que el cine ya no es lo que era.

Sin remontarse a los grandes clásicos tradicionales, ("Bambi", "Fantasía" y demás) "Wall-E" no es mejor película que "Buscando a Nemo", que aunque no puede competir con la presencia arrolladora del robot de limpieza, es un producto mucho más compacto que la nueva película de Pixar.

"Wall-E" tiene, eso sí, una primera hora magistral, carente de diálogos y digna del mismo Chaplin; el androide que nos ocupa parece una versión de hojalata de Charlot, pobre y andrajoso, sucio, desgarbado y patoso, pero con un corazón de oro que se enamora perdidamente de la mujer de aspecto pulcro, buenas maneras y aparentemente inalcanzable.

También coge del mudo su expresividad Wall-E, que en definitiva es todo ojos. No sólo lo convierte en un éxito de marketing instantáneo (piensen en El Gato con Botas de "Shreck 2" pero elevado a la enésima potencia) sino que es capaz de recuperar la tremenda expresividad de las películas de principios de siglo, aunque con un tono mucho más tierno y sin atar a nadie a los raíles de un tren.

Pero al final se trata de una película descompensada. La excelencia alcanzada en el diseño y caracterización de su protagonista contrasta con la total falta de carisma del resto de personajes, robots y humanos, que carecen de personalidad y se olvidan con la misma facilidad con la que uno sale del cine. Además, después de esta primera hora muda, comienzan a entrar los diálogos y con ellos "Wall-E" pierde bastante.

Se convierte en una fábula sobre la autocomplacencia en la que nos sume el mundo antinatural que creamos, lleno de máquinas a nuestro servicio. Lo cual es una curiosa moral para una película hecha por ordenador.
Primero la historia de amor entre Eva y el protagonista deja de ser la trama principal, que se desplaza de manera abrupta a una especie de fábula sobre nuestros problemas medioambientales y la autocomplacencia en la que nos sume el mundo antinatural que creamos, lleno de máquinas a nuestro servicio. Lo cual es una curiosa moral para una película hecha por ordenador.

Además, mientras que la trama romántica se aguanta sola, la otra necesita un antagonista al que se enfrenten los protagonistas y que haga que la película avanza. Como todo esto empieza cuando ya un tercio del minutaje se ha ido, no hay demasiado tiempo para andar presentando grandes personajes con oscuras motivaciones, y todo tiene un aspecto apresurado y un poco forzado.

Pero incluso el tono de esta segunda parte, la típica comedia de aventuras pseudo-infantil con moraleja, contrasta mucho con la tragicomicidad (¡palabro!) propia de Wall-E que inunda el principio la película, y que luego se pierde entre persecuciones, sustos y chistes.

Visualmente, "Wall-E" sí que es inigualable. El robot de limpieza es una obra magistral del diseño; dejando de lado lo mono o no que le pueda parecer a uno, y las ganas que tenga de comprarse un peluche o llamar a su perro por ese nombre, se trata de una reducción total de la expresividad de un rostro a sus rasgos más básicos, que aislados adquieren una potencia para comunicar emociones increíble, lo que permite que Wall-E sea el único personaje de toda la película cuyo vocabulario se reduce a 2 ó 3 palabras, que hasta le sobran.

En lo técnico produce la misma sensación de "Final Fantasy", la noción de que la película está muy por encima de cualquier otra cosa que se haya hecho hasta el momento, y al igual que la japonesa, de cualquier otra cosa que se haga en unos años.

En fin, una buena película que de haber sido un poco más simple se podría convertir en un clásico. Recomendada para gente que le dé las buenas noches a su aspiradora.


Comentar esta crítica/Ver los comentarios Puntuacion