Publicidad

Concurso La Lista
Liberrrrtad de exprresión
Autor: Reporter Duodeno
Fecha: 12/02/2004.

Liberrrrtad de exprresión

Un artículo de Reporter Duodeno

Un año más, nuestros aguerridos y valientes cineastas han dedicado el púlpito de los Goyas, a mostrar su más absoluto repudio hacia ETA y hacia el terrorismo. No hubo uno que faltara a su cita con la pegatina de "No a ETA" en solidaridad con la AVT, y con la espontaneidad y talento que caracteriza a nuestros simpáticos artistas, pudimos ver numerosos modelos de pegatinas, que cada uno elaboró en su propia casa. Mención de honor para la pegatina en contra del terrorismo vasco hecha con macarrones que lució un conocido guionista español. No contentos con ello, tanto presentadores como premiados, en cada una de sus intervenciones gritaron alto y fuerte el consabido "No a ETA", que repiten todos los años desde hace 18 ediciones, en una muestra del fuerte compromiso entre creadores y pueblo. Asimismo, tampoco olvidaron exigir de una vez la tan ansiada libertad de expresión que desde hace 30 años falta a la mitad del pueblo vasco, gentes que viven con la amenaza de la pena de muerte por no opinar como los asesinos y sus acólitos.

Bueno, venga, va, ahora en serio... Pocas sorpresas en la XVIII Edición de los "Golla". Un año más los componentes del mundillo cinematográfico español dieron la imagen de coro de colegio, que aunque desafinen ninguno se mueve del sitio, no vaya a ser que le hagan pupita. Todos repitieron las mismas consignas (más o menos veladas), todos atacaron con saña al gobierno (con la que está cayendo en los arrabales), y en general todo se felicitaron muchísimo los unos a los otros por su enconada defensa de la "liberrrrtad de exprrrresión". Eso sí, después de poner a caldo a la "Asociación de Victimas del Terrorismo" que ejerciendo su no-derecho a la libertad de expresión, se quejaba de la película "La piel contra la piedra" y de la nominación a su director, Julio Médem. Y es que claro, cuando a uno le han matado al padre, o al hijo, como que no le debe gustar nada un producto de las características de "La pelota vasca". Debe de ser una aberración semejante a como si a alguien se le ocurre hacer una película en la que un maltratador aparezca tan víctima como su víctima maltratada (¡ups!.. no he dicho nada). El caso es que pese a la presión popular en el último año, pocos "NO A ETA" se escucharon. No se sabe si son tontos, o si lo hacen por fastidiar, pero la cosa tiene enjundia.

El único que lució la pegatina contra ETA fue J.C. Marí, responsable del mejor corto de animación del año, "Regaré con lágrimas tus pétalos". Desde aquí nuestra enhorabuena por el premio, por la valentia, y darle el pésame, porque teniendo en cuenta la empecinada "defensa de la liberrrrtad de exprrrresión" de nuestros cineastas, éste no vuelve a trabajar en la vida. Iciar Bollaín, con la seguridad que le da a uno ser muy premiado, pues algo dijo de su solidaridad con las víctimas de ETA, y Pilar Bardem lució un bonito modelo de pegatina que decía "Julio Médem, sí, ETA, no". Ya se sabe, los matices. Y es que claro, como se quejó Rossy de Palma, una cosa "es protestar contra una película y otra insultar a su director", en explícita referencia a la AVT. Qué tiempos aquellos cuando ellos salían a la calle a llamar asesinos a los votantes del PP... Desde luego... El cine español está pidiendo a gritos que alguien haga la película patria definitiva "La paja en el ojo ajeno". Los demás ni pegatinas ni pegotes, aunque alguno lo pareciera. El resto a meterse mucho con el gobierno, que es lo políticamente correcto.

Y una vez más no podía faltar ese gran clásico que es el minuto de "quejosidad" porque no ganan ni para pipas. Este año hasta estuvieron graciosos y lo introdujeron bajo el nada disimulado epígrafe de "Y ahora las quejas". Poco originales en esto también. A ver, la culpa la tienen, antes que nada los "yankis", que son malos y hacen películas que gustan más que las nuestras; y el gobierno por supuesto, que son malvados , y no nos dan el 5% del PIB que nos corresponde por derecho divino (no se puede olvidar que ya Mercedes Sampietro dijo que "los creadores de un país son un lujo y no un impuesto"). Y eso. Estos representantes de la "CULTURA" (con mayúsculas, no me vayan a acusar de mancillar su "liberrrrtad de exprrrrresión") deben de desconocer lo de la Navaja de Occam que dice "que la solución más simple es la correcta". Así que menos buscar culpas en la casa del vecino y más hacer buenas películas... si es que son capaces.

Lo gracioso también fue ver el despliegue de nacionalismo español suscitado en la gala, con expresiones tales como "nuestrrrro idioma", "nuestrrrrra cultura", "nuestrrrra identidad"... Se ve que aquí les va la taquilla en ello, y entonces se ponen farruquitos (ay, estos desinteresados artistas, que sólo se mueven cuando hay dinero de por medio). Pero poco se les ve defender "nuestrrrro idioma" en algunas comunidades autónomas, donde ya empieza a hacer falta. Menos mal que siempre nos quedará Latinoamérica. Desde DigeridoPor, gracias a todos los latinoamericanos que hacen que nuestra lengua sea la tercera más hablada del mundo y que cuidan con bastante más cariño que nosotros. Porque capítulo aparte merecería la vulgar expresión hablada que lucieron muchos de los premiados, que más parecían golfillos de la calle que representantes de la "CULTURA", pero eso para otra ocasión. Punto positivo de la Gala esa conexión con Iberoamérica. Ahí hay que darles la razón.

En resumen, más de lo mismo, como siempre. Este año incluso si cabe, más aburrido que nunca. La gran triunfadora de la noche "Te doy mis ojos", de Iciar Bollaín, ese gran monumento a la asepsia en tiempos de cólera... Pero es que, como ya han demostrado con creces, a nuestros artistas les parece muy "in" poner en el mismo rasero a verdugo y víctima. De hecho, se podría decir que este ha sido el leit motif del año. El pueblo en una dirección y ellos, a su bola. Por cierto, y que no se me olvide. La manera más efectiva de asegurarse la "liberrrrtad de exprrrresión" es poner uno los dineros de su propio bolsillo, y no chupar de los impuestos ajenos. Que ya se sabe, que luego van y no les dejan hacer peliculitas como "La piel contra la piedra". Pobrecitos.