Publicidad

Concurso La Lista
Carta al director
Autor: Anónimo
Fecha: 18/02/2004.

Carta al director

Un artículo de Anónimo

Sr. Director de la revista digital "Digerido por":
¡Pero qué pasa!!!!! ¡Qué invento es esto!!!!! Resulta que los Premios Goya, ni tan siquiera son ya los Premios Goya! ¡Mechachis! Estos genios, estos muchachos y señoronas del cine español, estos insignes creadores gracias a cuyas aportaciones, el cine mundial todavía sigue en pie, se sienten acosados y martirizados sin piedad por los ingratos espectadores que no saben apreciar su inmensa y excelsa creatividad. Estos engendradores de la luz cinematográfica del mundo, "son un lujo" para estos paletos, catetos, palurdos míseros espectadores españoles que no saben, ni nunca sabrán lo que es bueno. Para decir esto y otras cosas de igual calado, montan la parafernalia de los Goya y exigen libertad de expresión a costa de que nadie les critique, que nadie les diga nada, que nadie se atreva a hacer la más mínima objeción. Libertad de expresión, sí, para ellos solos que tienen a salvo el culo, pero no para los que tienen la boca sellada por el miedo a perder la vida.

Y me pregunto yo ¡Pero qué pasa!!! ¡Qué invento es esto!!!! Es que mientras se condecoran los unos a los otros tenemos que padecer esta sarta de quejidos, insultos, ofensas, amenazas y reivindicaciones de subvenciones públicas para que ellos creen no sé qué, que nadie ve y que a nadie le interesa. ¡Ese dinero sale de mis bolsillos, señores, y de los bolsillos de todos ustedes queridos lectores! ¡Y encima protestan cuando lo único que hacen es enfermar al cine español, que siempre está en la cama! ¡Pero que pasa! ¡Qué invento es esto de los Goya (¡si el susodicho levantara la cabeza!) que no saben presentarlo más que esgrimiendo el victimismo, o increpando a los que no aplauden ni ven sus peliculillas, que como los Goya no son otra cosa que malas copias del cine americano! Los Premios Goya, que ya no pueden ni denominarse así, (ni siquiera supieron patentar el invento), debería llamarse: "Dame un Goya por favor, o Cállate tú y afloja la subvención".

En fin, que otro año más para escuchar insensateces o nonadas y contemplar algunos trajecillos como los de algunas dignas representantes del colectivo "creador" que más valiera se quedasen en casita pidiendo las subvenciones por correo y reivindicando su derecho a la libertad de expresión por teléfono. Por cierto, esto era lo que único que quedaba por ver. Una que recoge un premio hablando por el móvil. Para que luego digan que la técnica no tiene cabida en el cine español. Entre esto, la pinta del presentador y la mamarrachada de algunos atuendos, los efectos especiales del cine americano se quedan chiquitos.

Una lectora agraviada (en XVIII ocasiones).