Publicidad

Concurso La Lista
Me encanta que los planes salgan bien
Autor: Punicher
Fecha: 12/03/2004.

Me encanta que los planes salgan bien

Un artículo de Punicher

Probablemente a estas alturas todo el mundo sabe que en España estamos en pleno cambio de gobierno. Con particular entusiasmo se han vivido estas elecciones en la comunidad cultural, y más concretamente cinematográfica. Con el nuevo gobierno de Españo (porque va a haber que hacer unos apaños para gobernar), es de esperar que las subvenciones crezcan de manera sensible (preocupante, diría yo), por lo que todo el mundo se ha quedado muy contento con el resultado de los comicios.

Pero ahora aparece un nuevo problema. Durante el gobierno del PP toda el clan del cine tenía un objetivo claro, una meta, un enemigo. Había que luchar contra el gobierno que cerraba el grifo. Pero ahora que tenemos un presidente que es de los "buenos", toda esta energía queda ociosa, nadie va a recriminarle nada al que le paga el sobresueldo. Y el ocio no lleva a nada bueno. Por lo que todas esas ansias reivindicativas, y esas flamantes calles madrileñas listas para ser aporreadas por el pie de los manifestantes necesitan ser ocupadas. Muchos han comenzado ya un proceso de reciclaje, como ha sido el caso de la novia de Frankenstein, que en la presentación de su nueva película "La mala educación" volvió al baile de siempre; es perro viejo. Nos agració con lindezas como (textualmente) "El PP estuvo a punto, el sábado a las doce de la noche, de provocar un Golpe de Estado" y "He adorado, me he puesto de rodillas ante el inventor del móvil, porque fueron los móviles y los mensajes en Internet los que han podido lograr dar su castigo al PP". Aunque las declaraciones son bastante degradantes de por sí, sólo quisiera añadir que el móvil, en gran parte, lo inventó una mujer.

Pero desde DigeridoPor.com, como gente de talante imaginativo que somos, nos gustaría aportar algo a la comunidad del cine, para que quizá pueda ocupar esos ratos libres en algo un poco más original. Así, a bote pronto, a mí se me viene a la cabeza:

- El protestador del Frac. La chusca empresa de cobranza de morosos puede tener mucha exportabilidad. Se ha demostrado sobradamente que nuestros actores, directores y demás tienen buen talante para la protesta y además una carencia monetaria. En un sólo movimiento se pueden unir ambos temas. Así, podrían alquilar grupos móviles de autoprotesta que, ataviados con el traje para ir dando miedo desde lejos, protesten contra lo que a uno le venga en gana, siempre y cuando se mantenga fuera de temas serios como el terrorismo o el nuevo gobierno, que ya se sabe que esas cosas son demasiado profundas como para emitir una opinión clara.

- Camisetas de propaganda. Como todo el mundo sabe, el Atlético de Madrid tiene un contrato de publicidad con una conocida productora, por lo que promociona en sus camisetas ésta o aquella película. No pretendemos que gente como el Gran Wyoming, de natural digamos reposado, se ponga a jugar al fútbol; pero bien podría pasearse por las calles de Madrid, u otra ciudad, promocionando alguna que otra película, y gritando a pleno pulmón algún pegadizo eslogan.

- Asustadores de jabalíes. Para aquel versado en las artes de la caza, a veces una cierta especie (como la del cochino jabalí) sufre sobrepoblación, por lo que es necesario matar a unos cuantos especímenes para recuperar el equilibrio. El método habitual puede ser el de las batidas, en el que un grupo de cazadores armados se aposta mientras un montón de gente grita y patalea para espantar a la fauna hacia los tiradores. El potencial de actores como Javier Bardem en estas lides es inaudito; déle usted una pancarta y una foto del Che y le espanta lo que haga falta (a mí mismo me ha asustado un par de veces). También muy apropiado para aquellos que de nato no sienten mucho aprecio por la fauna, como Almodóvar.

Como siempre, hay muchas más ocupaciones: animadores de eventos ciclistas, liebre para carreras de galgos, reproducción en vivo de la berrea del ciervo ibérico, y un sinfín más. Mas ya el espacio me apremia, por lo que he de cortar. Parafraseando a la popular serie, "Si los encuentra, quizá pueda contratarlos". Algunos, ya lo han hecho.