Publicidad

Concurso La Lista
Plan de choque
Autor: Punicher
Fecha: 30/07/2004.

Plan de choque

Un artículo de Punicher

Lo que se nos viene encima. Parece que el ministerio lanzará un "plan de choque" para mejorar la situación del cine español (o sea, darle más pasta a todos aquellos que se la han ganado) cuya medida estrella consiste en subir, por ley, las entradas de toda película extranjera que se proyecte doblada en nuestras pantallas. A mí mas que un choque me parece un atropello.

El caso es que es que a falta de confirmación oficial, a mí me da bastante miedo. No porque dejen de doblar las películas, que yo en inglés me defiendo lo suficiente para seguir viendo cine americano alegremente, sino porque es una patada a los derechos del espectador, que es esa masa de gente cuyos ingresos hay que redireccionar a dónde conviene. Recordando otras épocas de la historia de España en las que tampoco se podía ver cine extranjero, y en las que la gente se iba a Francia a ver "Enmanuelle", a mí se me ocurre que el público seguirá sin ver cine español, así que desde esta página, como tantas otras veces hemos hecho, sugerimos métodos alternativos para llenar las salas:

- Como por ejemplo el ya clásico matón. No hay nada que motive más al espectador reticente que una bofetada y una amenaza, y si no que se lo digan a Bud Spencer. Aunque duele un poco, uno por lo menos puede ver de dónde le vienen las bofetadas, en comparación con el método oficial. Para hacerlo menos impersonal, el matón podría decir que a él le duele más que al público.

- Podría el ministerio difundir rumores diciendo que ver cine americano provoca ceguera, o sordera, o alopecia o la ocultación del sol, plagas de langostas y la muerte de cada primogénito. O cualquier combinación de ellas, como plagas de langostas sordas, o primogénitos alopécicos.

- Otra posibilidad menos destructiva es aprovechar la creatividad de los americanos para promocionar el producto nacional. Al igual que en los sesenta aparecían grupos musicales que se dedicaban a traducir a los Beatles o a los Rolling, aquí podríamos sustituir las producciones originales por la versión patria. Así podríamos ver una versión de "El señor de los anillos" en la que un lugar de enanos, elfos, orcos y hobbits podría haber un aguerrido grupo de vascos, catalanes y gallegos (de diferentes estaturas) que han de escoltar a Jordi Pujol a Monserrat. Y qué guapa estaría la protagonista de "Escoñar a Bill"(TM), vestida de cupletera mientras se pelea con la banda de toreros motoristas en la tasca típica frecuentada por la reina del crimen de Badajoz, para terminar rejoneándola, culminando así su venganza. Cortaría dos orejas y rabo, como mínimo.

Y muchas otras posibilidades, como la obligatoriedad de ir al cine los domingos por la mañana, o la promesa de que si ves cine español en el paraíso te regalarán setenta vírgenes. En todo caso, tomen la medida que tomen, a los exhibidores y a los dobladores seguro que no les hace tanta gracia.