Publicidad

Concurso La Lista
Censura en América
Autor: Reporter Duodeno
Fecha: 11/09/2004.

Censura en América

Un artículo de Reporter Duodeno

Habrá que explicarlo una vez más. Intento del todo inútil, porque de nada sirve explicar las cosas razonadamente cuando enfrente se tiene a toda una maquinaria propagandística deseosa de conseguir titulares sensacionalistas a cualquier precio, consciente de que una mentira repetida mil veces pasa a ser una verdad, como diría el sagaz McLuhan. Cuando en los telediarios españoles se ha anunciado el estreno de la última película de los creadores de "South Park" titulada "Team America", en todos los noticiarios sin excepción se ha informado de que para "poder pasar la censura" fue necesario eliminar una escena de sexo. "Para poder pasar la censura".

Lo explicaremos una vez más, con la garantía de que será en vano: en Estados Unidos no hay censura. Estados Unidos es uno de los mayores productores mundiales de cine pornográfico. En Estados Unidos son de moneda corriente espectáculos sexuales y violentos que a la mayoría de los europeos nos sacarían los colores. En Estados Unidos nadie le dice a ningún cineasta lo que puede poner en su película o lo que no puede poner. Si fuera así, probablemente Michael Moore estaría en la cárcel,  "Team America" no habría visto la luz, y lo de menos serían las escenas de camastro entre las marionetas. Esto parece de Perogrullo. Pero por aquí siguen erre que erre con que los americanos son unos puritanos y unos multicensuradores. Y si esto es así, es fundamentalmente porque en USA cada uno se paga su propia película, y nadie puede meter la mano en ella. No como aquí, que directamente no se subvenciona a quien se quiere censurar. Método mucho más sutil y efectivo.

De modo que, puestas así las cosas, lo explicaremos de nuevo, aunque la explicación equivalga a un brindis al sol. En Estados Unidos no hay censura, sino una clasificación rigurosa de las películas dependiendo de sus contenidos. Esta clasificación es la que sigue:

  • G - Para todos los públicos
  • PG - Se sugiere la compañía de un adulto, sobre todo para menores de 10 años
  • PG-13 - Se sugiere la compañía de un adulto para menores de 13 años.
  • R - No permitida la entrada a menores de 17 años si no es con la compañía de un adulto.
  • NC-17 - No se permite la entrada a menores de 17 años.
Las clasificaciones se determinan dependiendo de los contenidos sexuales, de violencia, o del uso del lenguaje. Nadie les dijo a los responsables de "Team America" que no podían poner escenas sexuales en su película. Lo que pasa es que cuando uno quiere que su película tenga la calificación G, véase, para todos los públicos, no puede incluir cierto tipo de contenidos. Y esto tampoco parece tan descabellado. No es que en América se les obligue a los cineastas a hacer una u otra película. Es que si uno quiere que su película sea para todos los públicos (más público potencial, obviamente), la película tendrá que ser para todos los públicos. Perogrullo, el que llamaba a la mano cerrada, puño.

Y ahora llegamos al segundo punto de la espinosa cuestión. Muchos al leer este artículo se echarán la mano a la cabeza invocando a Afrodita y gimiendo "¡pero qué tiene de malo que un niño vea una escena de sexo!", y hasta ahí pueden estar de acuerdo todos. O casi todos, y seguramente a gran parte de la población occidental no le parecerá inconveniente que un niño de 9 años vea una escena de sexo. Pero... y esto es lo que parece que los europeos no logran comprender, habrá gente que no quiera exponerse o exponer a sus hijos a ese tipo de contenidos, y ¿por qué se les va a obligar? Es una cuestión de libertad y respeto a la libertad. Quien no quiere ver estas escenas, tiene tanto derecho a no verlas, como los demás a verlas. Y para eso existe la clasificación G, o PG, o PG-13: para que todo el mundo a priori sepa qué es lo que se va a encontrar en el filme, y pueda decidir en libertad si lo va a ver o no. Y quien quiera que sus hijos vean determinadas escenas,  pues se los lleva a ver películas con la calificación PG o PG-13 o R, y aquí no ha pasado nada. Y los que no quieran, se limitan a las películas G, y todos tan contentos. Que por cierto, de este mismo problema empieza a quejarse ahora la gente en España, de la cantidad de contenidos para adultos que se les encaja a los niños, y aquí a nadie se le ha ocurrido decir que somos un país de puritanos. De hecho si en España fuéramos un poco más serios con estas calificaciones orientativas, posiblemente no se emitirían contenidos totalmente anti-infantiles en horario infantil, todo el mundo se autoresponsabilizaría de lo que ve o lo que no ve y no se montarían los jaleos que se montan con series como "Dragon-Ball" o "Shin-Chan".

Trey Parker y Matt Stone han querido que la gente que no quiere ver determinado tipo de escenas también vayan a ver su película "Team America", y por eso han eliminado la escena sexual entre las marionetas: porque querían una calificación G, calificación que asegura determinado nivel sexual y de violencia. Nos consta que es totalmente inútil explicar la diferencia entre censura y guía de calificación, pero que no se diga que no se ha intentado.