Publicidad

Concurso La Lista
Tres melones veinte duros
Autor: Punicher
Fecha: 20/05/2005.

Tres melones veinte duros

Un artículo de Punicher

"Expertos coinciden en la necesidad de ayudas para que el cine español compita con cinematografías más fuertes"; con este titular y otros similares nos podíamos encontrar no hace muchos días en los periódicos. Mucho hemos hablado en estas líneas del cine español, así que no reincidiremos (mucho) en el tema. No hablaremos hoy de que la gente huye de los cines como del Titanic, o de que como la cosa ya va muy bien económicamente, el Gobierno ande catando la idea de obligar encima a doblar las películas a todo tipo de lenguas, que parece que si en su barrio hablan con acento tendrá usted una versión de "Terminator" con la voz del frutero, para que su identidad nacional no se mancille. Pero el artículo en cuestión merece ser revisado, principalmente porque está lleno de las típicas afirmaciones y datos que rápidamente se enarbolan cuando se habla de la crítica situación del cine, pero que son poco más que cortinas de humo. Veamos.

"El presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (Fapae), Pedro Pérez, señaló que mientras que el Fondo de Protección de la Cinematografía español es de 60 millones de euros, el de Francia es de 447, el de Italia de 94,9 y el de Alemania de 115 millones de euros." Sí que nos gastamos poco los españoles en cine, sí (sin contar los miles de millones de euros que según los ministerios se lleva la piratería de películas como "Cha cha cha", que inundan el top-manta). Pero claro, los números hay que ponerlos en su contexto. Los productos interiores brutos de los susodichos países, previstos para 2005 por el Fondo Monetario Internacional son, en millones de dólares, 2,906,658 para Alemania, 2,216,273 para Francia, 1,836,407 para Italia y 1,120,312 para España. Como los alemanes son más y ganan más dinero, relativamente se gastan menos en patrocinar su cine (que tampoco es gran cosa, no crean). Calculando el tanto por diez mil del PIB que dedican al cine, España se gasta el 0,7; Italia el 0,67; Francia el 2,6 y Alemania la friolera del 0,5. Visto así en perspectiva, del grupo somos los que más nos gastamos, a excepción de Francia y su excepcional excepción cultural. Teniendo en cuenta la cauta selección de países del señor Pérez, suponemos que Reino Unido aún se gasta menos, por lo que de las naciones más ricas de la UE pues nos venimos a colocar en el montón, no como ese tercer mundo cinéfilo en el que nos quieren colocar.

También se oyeron cosas como "Así, el director del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), Fernando Lara, explicó que el organismo que dirige sólo recibe el 12% del presupuesto del Ministerio de Cultura. En este sentido, señaló que el presupuesto del Centro Nacional Cinematográfico francés es 14 veces mayor que el de su homólogo español", uno no puede dejar notar ese "sólo recibe el 12%"; a mí se me ocurren bastantes más de 10 cosas tan merecedoras o más del dinero de Cultura que el ICAA; eso sí, Francia indudablemente se gasta mucho más dinero en cine (relativa y absolutamente) que nosotros, y gracias a ello hemos llegado a ver grandes películas como "Taxi", "Taxi 2" y "Taxi 3", que son tan buenas que hasta Queen Latifah ha hecho un remake.

De todas maneras, de entre todos los expertos que se reunieron para tan magno evento, el que se lleva la palma verbal es Andrés Vicente Gómez, productor, que nos regaló joyas como: "...incidió en la necesidad de las ayudas. "Me sorprende que se cuestionen", afirmó, al tiempo que expuso que "pagamos impuestos para que el Estado apoye a los sectores deficitarios." Asimismo, indicó que las medidas que el Gobierno tiene previstas para apoyar la producción de cine son "correctas", y añadió que "el Ministerio falla en la tramitación y en el pago de las subvenciones, que es complejo y lento"." En fin; cuando dice lo de complejo y lento, supongo que será en comparación con los métodos de subvención de los Hermanos Dalton, que gestionaban sus ayudas de manera más directa y rápida. Pero lo que a mí realmente me pone los pelos de punta es eso de que pagamos impuestos para que el Estado apoye a los sectores deficitarios. Vaya. Y yo toda la vida viviendo engañado con lo de la Sanidad Pública y la Educación. Aunque a lo mejor Andrés considera a éstos como sectores deficitarios: tenemos a los enfermos, que son deficitarios de salud y a los niños que son deficitarios de pelos en las piernas.

Siempre nos quedará el consuelo de que las gentes de bien olerán la pescadilla de estas gentes, y todo este rollo sólo se lo creerán tres personas: Carmen Calvo, Pixie y Dixie.