Publicidad

Concurso La Lista
Sonrisas y lágrimas
Autor: Blaue Engel
Fecha: 06/09/2005.

Sonrisas y lágrimas

Un artículo de Blaue Engel

Ha muerto Robert Wise, uno de los grandes del cine clásico de Hollywood, o sea El Gran Cine, el Cine por antonomasia, cuando el Festival de San Sebastián se disponía a rendirle un homenaje.

Pero Robert Wise nos ha dejado.

Ha muerto el hombre que montó películas tan emblemáticas como "Ciudadano Kane" y "El cuarto mandamiento" para Orson Welles. El director que filmó con pocos medios y mucho talento "Ultimátum a la Tierra", una de las películas de ciencia ficción más sobrias, directas y convincentes sobre el peligro que supone la proliferación de armamentos. ¿Cómo olvidar, aún hoy, al robot Gork y a su dueño Klaatu, tan dignamente interpretado por Michael Rennie en un papel de embajador llegado de los espacios siderales, para lanzar una advertencia a la insensatez armamentista de los hombres?

De igual modo Robert Wise, supo denunciar, tal vez como muy pocos, la aberración que supone la pena capital. En "Quiero vivir", película que conmovió a toda una generación, exponía con toda crudeza no sólo lo inhumano e irracional de tal condena, sino las grandes y terribles injusticias a las que puede dar lugar contra seres inocentes. En ella, guiada por su mano, Susan Hayward ofreció a los amantes del cine todo un recital interpretativo.

Robert Wise, que trabajó con lo más granado de las estrellas, nos dejó páginas imborrables en la historia de la cinematografía con dramas en los que abordaba la diversidad de problemáticas humanas. Dramas que supo reflejar también ¡y de qué manera! en dos musicales que siguen gozando de buena salud. Con "West Side Store", marcó un antes y un después en la trayectoria del género. Y con "Sonrisas y lágrimas", hizo nuestros el llanto y la risa de la familia alemana Trapp, en lucha por la supervivencia contra el régimen nazi.

En su haber, entre otros títulos significativos están "Marcado por el odio" con Paul Newman, "El Yang-Tsé en llamas", "Hildenburg" o la magistral "La amenaza de Andrómeda". En esta última, 1971, ya trataba el tema del envenenamiento químico.

Robert Wise pertenecía a la segunda y gloriosa generación de los clásicos. Hasta aquellos pseudointelectuales que odiaban el cine de Hollywood, simplemente por ser de Hollywood, reivindicaron su gran valía. Después, dicen que entró en la zona crepuscular. Pero parafraseando a la inolvidable Norma Desmond, diremos que no era él el que se apagaba, sino el cine de los grandes maestros.

Agradeceríamos muy sinceramente al Festival de San Sebastián, que se abstuviera en lo posible de homenajear a los pocos talentos del cine norteamericano que aún puedan quedar.

El director cinematográfico Robert Wise, falleció a las 91 años de edad, el día 14 de septiembre de 2005 en la ciudad de Los Ángeles. Había nacido en 1914 en Winchester.