Publicidad

Concurso La Lista
La noche de Oscar
Autor: P@j@rita
Fecha: 06/03/2006.

La noche de Oscar

Un artículo de P@j@rita

Poster Oscar 78 ediciónTras la traumática experiencia de las cuatro horas de los Goya, uno se acerca a la ceremonia de los Oscar no sin cierto reparo. Pero tras haberla visto, hasta me he quitado el mal sabor de boca. Como la noche de los Oscar cada vez despertaba menos interés entre el público televisivo, los productores de la misma, en lugar de alargarla hasta las cuatro horas, decidieron colocar como presentador a Jon Stewart, presentador de "The daily show" famoso y popular por su humor político, alejado de los anteriores presentadores, mucho más de dentro de Hollywood. Probablemente la gala fue mucho más descafeinada de lo previsto, pero Stewart hizo honor a su fama: "La ceremonia de los Oscar es el único sitio en el que puedes ver a tantos famosos de Hollywood sin tener que donar al partido demócrata" o "Bjork iba a venir, pero mientras se estaba probando traje para la gala, Cheeney le disparó". Tampoco dejó de tirar contra los periodistas, otro de sus blancos favoritos: "Tanto "Buenas noches y buena suerte" como "Capote" son películas sobre periodistas que buscan la verdad y la justicia. Ambas son piezas de época, claro". Aunque muchos han salido decepcionados con la corrección política dominante y una cierta falta de brillantez en la actuación de Stewart, claro que ellos no han visto a Antonio Resines.

Ésta ha sido una de esas noches marcadas por la sorpresa; mientras todo el mundo hablaba de "Brokeback mountain", al final ha sido "Crash" la que se ha llevado la mejor película, el mejor montaje y el mejor guión original, de manera muy merecida, en un alarde de sentido común del que pocas veces somos testigos en los Oscar. Paul Haghis, por segundo año consecutivo es el mejor escritor de Hollywood, y recogió su premio citando a Brecht: "El arte no es un espejo que refleja la sociedad, es un martillo que le da forma", a comparar con el "Eeeeee... mmmmm... esto es la ostia" de Coixet. Desde luego Haghis está creciendo en Hollywood a pasos agigantados, y probablemente aún se haga más grande tras sus venideras colaboraciones con Spielberg y Eastwood, que sin duda le llevarán de nuevo a la alfombra roja.

Aún así, "Brokeback mountain" se llevó la mejor banda sonora. Por encima del John Williams de "Memorias de una geisha" se quedó Gustavo Santaolalla que entre otras cosas dedicó el premio a sus tres hijos Anna, Luna y Don Juan (el pobre). También se llevó el premio al mejor guión adaptado, en manos de Larry McMurtry y Diana Ossana. Dedicaron parte de su Oscar a todos los libreros del mundo. Y el gran premio para Ang Lee, mejor director, después de no haberlo ganado por la muy superior "Tigre y dragón"; dedicó la estatuilla a los protagonistas de su película (a los personajes, no a los actores), por haberle enseñado tanto, y a su difunto padre.

Los de mejor actor fueron para Philip Seymour Hoffman por "Capote", que en un emotivo discurso le dedicó el premio a su madre, que había criado a cuatro hijos sola. Y el mejor secundario para George Clooney por "Syriana". Sonaba un poco a premio de consolación, y así lo hizo notar George al empezar su discurso: "Wow, ok, así que no ganaré el de mejor director...". Bromeando con su papel dentro de Hollywood, dijo que no entendía cómo la Academia podía comparar la labor de actores tan diferentes en papeles tan distintos, y que deberían hacer todos el mismo personaje, de Batman concretamente, y así sería más justo. Terminó por loar a la comunidad, diciendo que estaba orgulloso de pertenecer tanto a un colectivo que habló del SIDA cuando sólo se cuchicheaba sobre él, y sobre los derechos humanos cuando no estaban de moda, como a una Academia que le había dado un premio a Hattie McDaniel (por "Lo que el viento se llevó") en 1939, cuando los negros todavía eran obligados a sentarse en la fila de atrás del cine.

Las mejores actrices fueron Rachel Weisz y Reese Witherspoon, protagonista y secundaria. Agradeció a todos aquellos que arriesgan su vida en esos mundos del Señor la primera y la segunda a su familia, a T-Bone Harnett (la ayudo a preparar su papel en "En la cuerda floja") y James Mangold, director y guionista por crear un personaje femenino tan bueno y real.

La nota de color la pusieron Luc Jacquet e Ives Darondeau, mejor largometraje documental por "La marcha del emperador", que subieron al escenario con sendos enormes pingüinos de peluche. Agradecieron a todo el público por haberse vestido de esmoquin en homenaje a los protagonistas de su película.

Una noche un poco larga pero no aburrida, con final abierto. Promete continuación.