Publicidad

Concurso La Lista
Whitney Houston
Autor: Blaue Engel
Fecha: 18/04/2006.

Whitney Houston

Un artículo de Blaue Engel

Whitney Houston el año pasado, de visita en BarcelonaHermosa como pocas, Whitney Houston ha dejado su impronta en el mundo de la canción y en la pantalla de plata, rastro de luz y de elegancia mecido a los sones de su voz privilegiada. Después de algunos affaires en los que se hablaba de una vida privada poco feliz, desapareció de la escena pública logrando el olvido, algo que prodigan con afán los admiradores del momento.

Ahora, después de una carrera récord en éxitos, junto a Whitney Houston sólo están su marido Bobby Brown, tras cumplir su condena en prisión, y quién según la policía todavía pega a Whitney, su hija Kristina de 13 años y su pequeño perro.

La cantante, que fue detenida en su día por posesión de marihuana, la que acusan de deber dinero a mucha gente, la que denunció tantas veces a Bobby Brown por malos tratos, y la que estuvo ingresada varias veces en régimen de desintoxicación, hoy día se refugia de la curiosidad ajena, en un suburbio de Atlanta cuyo nombre es conocido como Alpharetta, mansión oculta al mundo en el corazón de un bosque.

Allí, dicen los que aún se acuerdan y hablan de ella, es donde se refugia esperando su final. Un trágico pensamiento al que acompaña la fidelidad de unas fotografías que nos la muestran como el envés de lo que fue.

La reina del pop, según declaraciones de una familiar cercana, trabaja incansable en la procura urgente de su propia autodestrucción, ayudada por agentes tan eficaces como la cocaína y otras substancias que se confunden en grises y blancos con el polvo de la casa.

Tal familiar, ha mostrado su inquietud por la suerte de la estrella, quién al parecer pasa sus días y sus noches en una atonía que borra en ella el instinto de la vida. Por eso, el interés de que Whitney ingrese en una clínica donde pueda seguir un tratamiento que la salve de la drogodependencia.

Dicen que Whitney no se cuida. No atiende a su imagen. Se oculta tras los cristales oscuros de su coche y protege su persona del morbo en la profesionalidad de un guardaespaldas. Pero, éste ya no es Kevin Costner, ni se escucha de fondo una de sus canciones más emblemáticas. Tampoco hay cámaras, ni focos, ni directores, ni ayudantes que la mimen... No hay guión.

Whitney ha declarado que trabaja en nuevo disco y que quien así habla de ella sólo busca la notoriedad.

Nadie sabe a ciencia cierta la verdad de todo esto, pero es muy posible que las fotos publicadas mostrando la ruina física de Whitney, produjeran pingües beneficios a su distribuidora.

Esperemos que solo se trate de un rumor comercial que propaga quien quiere beneficiarse con la imagen que traduce una Whitney despeinada, desanimada y se diría que en pleno abandono de sí misma.

Esperemos que no sea de nuevo las dos caras de la moneda que se cobra la fama y la riqueza con algunos de sus elegidos.

Esperemos que Whitney Houston vuelva a cantar, vuelva a asomarse a la pantalla, vuelva a iluminarla, y vuelva a hacer felices a quienes disfrutan con la belleza en cualquiera de sus manifestaciones.