Publicidad

Concurso La Lista
Billy Wilder
Autor: Blaue Engel
Fecha: 22/06/2006.

Billy Wilder

Un artículo de Blaue Engel

Como tantos otros, este genio de la cinematografía mundial, tras la subida al poder de Hitler, recaló en Estados Unidos, la tierra prometida, en busca de la vida y la libertad. Su origen judío significaba en Alemania su sentencia de muerte, como lo fue para su madre que murió en el campo de concentración de Auschwitz.

Época de oscuridad, dolor y vergüenza.

Este mes se cumple y celebra, el centenario de su nacimiento. El nacimiento de un hombre que dejó para la posteridad algunos de los mejores títulos que puedan figurar en la lista de los cinéfilos más exigentes.

Wilder, tenía estilo, arte, escuela, experiencia, intuición y talento. Tras pasar su infancia en Austria, lugar en el que vino al mundo, trabajó entre otros cometidos como cronista en Berlín, donde después de contemplar cintas tan importantes como "El acorazado Potemkin", de Sergei Eisenstein, se enamoró del cine. Más tarde, entró a trabajar en la UFA, los míticos estudios Alemanes. El conocimiento de los grandes directores y el cine que allí se hacía, fue algo que le marcó de manera definitiva en cuanto a su futuro.

Pero una vez llegados los tiempos del horror, Billy Wilder marchó a París superando temporadas de hambre y desesperanzas, hasta recalar en Hollywood, donde entró en la Paramount como guionista. Fue amigo y compañero de Peter Lorre y tuvo la oportunidad de colaborar con otro de los grandes: Ernst Lubitsch.

Su trabajo fue fructifero. En su haber constan 60 películas como guionista, y 26 como director, 7 Oscar y 21 nominaciones.

Sería menos que imposible decir cuál de sus 86 películas en total, ha podido conmover más a los espectadores. Pero de su larga producción como director, no podemos olvidar algunos títulos que jamás dejarán de emocionar a quienes los contemplen. “Perdición” (1944) una obra cumbre dentro del género de cine negro; “El crepúsculo de los dioses” (1950), drama inconmensurable donde se refleja, como en pocos, la decadencia del mito; “El gran carnaval” (1951), denuncia descarnada de la prensa sensacionalista, y así podríamos seguir señalando hitos cinematográficos emanados de su genialidad: “Sabrina”, “La tentación vive arriba”, “Con faldas y a la loco”, “El apartamento” “En bandeja de plata”... ¿Hay quién dé más?

Billy Wilder dirigió a lo más granado del cine norteamericano, el gran cine. Fred MacMurray, Bárbara Stanwyck, Edward G. Robinson, Marilyn Monroe, Audrey Hepburn, Gloria Swanson, William Holden, Erich von Stroheim, Cecil B. de Mille, Buster Keaton, Kirk Douglas, Humphrey Bogart, Tony Curtis, Jack Lemon... y tantos otros como forman el universo de la fábrica de los sueños.

Y todos hemos soñado. Todos hemos sido héroes y heroínas alguna vez, porque gentes como Wilder nos llevaron de la mano a los mundos donde viviríamos aventuras nunca imaginadas. Es el milagro del cine.

La realidad es otra. La realidad por ejemplo de las compañías aseguradoras que ya no quisieron nada con él porque había cumplido más años de los que ellas pueden considerar como garantes de éxito.

Pero no importa. Ahí está su gran obra, que lo perpetuará en las retinas del mundo cinéfilo.

Samuel Wilder, más conocido como Billy Wilder, vió por primera vez la luz en Austria, el 22 de junio de 1906.

Nos dijo adiós, a causa de una neumonía, el 27 de marzo, de 2002, a los 95 años de eda, en su residencia de Beverly Hills, Hollywood, Estados Unidos.

Gracias por haber sido.