Publicidad

Concurso La Lista
La esquizofrenia multicultural
Autor: Profesor Rocachitón
Fecha: 23/08/2006.

La esquizofrenia multicultural

Un artículo de Profesor Rocachitón

Resulta curioso que cuando en el resto del mundo occidental se empieza a reflexionar tan severamente sobre las implicaciones de la multiculturalidad, en España la supuesta "elite intelectual" la apoye tan denodadamente. Cuando en países de mucha más tradición inmigratoria y liberal, se han empezado a hacer películas sobre el fenómeno inmigratorio hace muy poco y siempre desde un prisma muy prudente, resulta llamativo que en España, con un historial de inmigración de no hace más de cinco años, ya podamos ver en nuestras carteleras productos como "El próximo oriente". Ni ha habido tiempo para que el fenómeno cuaje, ni tiempo para ser observado, ni mucho menos tiempo para moralizar al respecto. Lo que parece no haber importado en absoluto a los responsables de esta película.

Al fin y al cabo, el cine es una fábrica de sueños, y todo el mundo tiene el derecho a decir lo que quiera, y como decimos siempre, mucho mejor si lo hace con su propio dinero, que no es el caso. Joaquín Oristrell y Fernando Colomo tienen derecho a proyectar en las salas de cine una comedia simple, maniquea, que hace aguas por lo vano de su planteamiento y el desconocimiento absoluto que los cineastas han mostrado no sólo de un fenómeno general como la imigración, sino incluso de características más concretas, como es el caso de presentar unos personajes bengalíes. Personajes que en esta película han sido reducidos a un estereotipo étnico, rayano en el mero folclore. Sin embargo, insisto, tienen derecho, a presentar un producto tan discutible.

No obstante, déjenme erigirme en esta ocasión en voz pública de todos aquellos que, siguiendo las mínimas normas de la lógica, se muestras estupefactos ante las características globales del cine español como "escuela". Dudamos que nadie opine que los cineastas españoles, como movimiento, hayan de mostrarse creyentes o no creyentes, pero resulta incomprensible el por qué de un ateísmo acérrimo cuando de catolicismo se trata en contraposición de la defensa a ultranza de la religiosidad en el caso del islamismo. Parece imposible que un colectivo tan compacto ideológicamente como es el de los cineastas españoles se muestre tan intransigente y acusador con la religión católica, fe profesada por el 85% de su público potencial, y sin embargo, muestre tanto interés en exponer las bondades de la religión musulmana. Resulta increíble que de una misma generación cinematográfica, con tantas concomitancias a nivel de pensamiento, puedan surgir productos tan dispares como "La mala educación" y "El próximo oriente". Tal contradicción interna sólo puede ser explicada a través de un fenómeno de esquizofrenia cultural.

En la última película de Colomo, "El próximo oriente", se dan cumplidas explicaciones de los preceptos del islamismo, e incluso se llegan a justificar algunos de sus rasgos por su origen antropológico. El 90% de los usos de todas las religiones tienen un origen antropológico. También en el catolicismo, aunque estos cineastas desconozcan y desprecien este dato. Sin embargo, lo que en el caso de la confesión cristiana es censurable, pasa a ser entendible en el caso del islam. En esta película se presenta a los mahometanos con aire de santidad por el gran respeto en el que mantienen el concepto familiar y la indisolubilidad de la familia, mientras que al mismo tiempo, se ataca ese mismo concepto cuando aparece en la religión cristiana, como hemos podido ver en numerosas ocasiones. Y no decimos que la familia sea buena o mala, que en eso cada lector tendrá su opinión, sino que nos preguntamos anonadados, ¿cómo es posible que la misma idea sea atacable tan violentamente en el catolicismo y sin embargo, admirable en el islamismo?

Por supuesto, en la película se da un ligero paseo por la religión islámica sin entrar en ningún momento a hacer una reflexión seria sobre sus bases éticas más primordiales, quedando todo en una bonita estampa folclórica. Por ejemplo, no se muestra el sometimiento que en el islamismo el individuo sufre con respecto al colectivo, origen fundamental del fracaso de las democracias en este tipo de países, ni otros muchos rasgos que los cineastas no se han ocupado en averiguar, pero sí que se justifican prácticas intolerables para la ética occidental como la poligamia, la cual supone que el valor de una mujer equivale a 1/4 del valor de un hombre con frases como "En el cristianismo, los hombres tienen amantes; en el islamismo, todo se hace a la vista y en casa". Y el espectador de "El próximo oriente" tiene que aceptar como buena una idea tan denigrantemente expresada, en el conjunto de una película decidida a demostrar que el islamismo es la religión de buen tono para los ateos. Lo que en el caso de el catolicismo es beatería y superstición, en el islamismo es considerado espiritualidad. Lo que con el catolicismo es desprecio, con el islamismo es respeto.

Por último, el filme es tan torticero en su mensaje, estamos seguros más por ignorancia que por intención, que una y otra vez durante su metraje insiste en la idea de que España es el resultado también de las aportaciones musulmanas, cuando muy al contrario, España y su cultura se construyeron en clara oposición al islamismo, teniendo la extirpación de esta fe como principal objetivo y argumento aglutinador. No asustan las opiniones. Asusta la ignorancia en que estas opiniones están fundamentadas.