Publicidad

Concurso La Lista
Jack Palance
Autor: Blaue Engel
Fecha: 12/11/2006.

Jack Palance

Un artículo de Blaue Engel

Jack Palance, a los 87 años de edad y hace tiempo retirado del cine, dejó también y para siempre, la escena del mundo real.

Muchos han sido los personajes villanos y siniestros interpretados en el cine mundial, pero especialmente en el cine norteamericano. Un horizonte casi inalcanzable de sonrisas torvas, de miradas aviesas, de manos que provocaban chorros de sangre, o sufrimientos sin límite. Desde Christopher Lee en "Fumanchú", a Robert de Niro en "El Cabo del Miedo", pasando por Jack Nicholson en "El resplandor", Anthony Hopkins en "El silencio de los corderos" o Peter Lorre en "M el vampiro de Dusseldorf".

Excepto muy pocos actores como Gregory Peck o Gary Cooper, todos han interpretado malvados de escalofrío. Pero Jack Palance era uno de los malos oficiales junto a Vicent Price, Bela Lugosi y otros pocos que por sus características físicas, sus amenazadoras estampas y sus perversos rostros, estaban destinados a ser iconos del terror.

Jack Palance era un rostro singular que en la década de los 50 escaló por la pantalla grande hasta hacerse conocido mundialmente logrando un Oscar como actor de reparto por su actuación en “City Slickers”. Y fue precisamente en los años cincuenta cuando Palance consiguió ser nominado dos años consecutivos como mejor actor secundario por las películas "Sudden fear", de David Miller, con Joan Crawford y Gloria Grahame, y "Raíces profundas" (1953), western de George Stevens, junto a Alan Ladd, Van Heflin y Jean Arthur. Pero no consiguió los Oscar porque fueron otorgados a los actores Anthony Quinn y Frank Sinatra por "Viva Zapata" y "De aquí a la eternidad" respectivamente.

Su carrera fue bastante irregular, pero su rostro quedó grabado en la memoria de los cinéfilos que buscaban emociones fuertes.

Tampoco su infancia fue de las más felices. Hijo de un minero de origen ucraniano, él también bajó a la mina entregándose a ese duro trabajo, pero en su busca de un futuro más alentador se subió al ring donde, con su imponente complexión, dio y recibió golpes durante un tiempo.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, se enroló en el ejercito como piloto de la aviación americana y debido a un accidente en el bombadero que pilotaba sufrió graves quemaduras en el rostro que más tarde, gracias a la cirugía plástica, pudieron corregirse. Al terminar la guerra es cuando nuestro hombre comenzó su carrera en el teatro y en la televisión.

En 1950 interpretó junto al extraordinario Richard Widmark (otro malo clásico, recuérdese “El beso mortal” en la que por primera vez heló la sangre de los espectadores con su famosa risa), “Pánico en las calles” película de Elia Kazan.

Por entonces Palance ya estaba casado con Virginia Baker, de cuyo matrimonio nacieron tres hijos. Pero el matrimonio se separó en 1966.

En la carrera de Jack Palance se cuentan títulos famosos como "Hoguera de odios" (1953) de Charles Marquis Warren, "Atila, rey de los hunos" (1954) de Douglas Sirk, "El hombre solitario" (1956) de Henry Levin o "Attack!" (1956), dirigida por Robert Aldrich, entre otros.

Ya en los años sesenta realizó su trabajo preferentemente en Europa rodando westerns o historias bélicas, pero nunca dejó Hollywood en donde trabajó en tíulos tales como "Barrabás" (1962) de Richard Fleischer o "Los profesionales" (1966).

De su paso por Europa pueden destacarse títulos como "Austerlitz" (1960) de Abel Gance, "Los Mongoles" (1961) de André de Toth, "Las Vegas, 500 millones" (1968) de Antonio Isasi-Isasmendi o "Salario para matar" (1968), de Sergio Corbucci, sin olvidar "El desprecio" (1963), de Jean-Luc Godard, junto a otras de escasa valía.

Después, en los 80 su nombre fue poco a poco fue escaseando en la pantalla y unicamente volvía a brillar en películas muy puntuales.

En 1991 co-protagonizó junto a Billy Crystal, la comedia "Cowboys de ciudad", que le hizo ganar el Oscar al mejor actor secundario frente a otros nominados entre los que se encontraban Tommy Lee Jones y Harvey Keitel.

Back Palance, cuyo nombre real era el de Vladimir Palaniuk, vio por primera vez la luz el 18 de febrero de 1919 en Lattimer Mines, Pennsylvania (Estados Unidos).

Vio la luz por última vez en su casa de Montecito en California, el viernes, día 10 de noviembre de 2006.