Publicidad

Concurso La Lista
Robert Altman
Autor: Blaue Engel
Fecha: 22/11/2006.

Robert Altman

Un artículo de Blaue Engel

Ha muerto uno de los directores más individualistas de Hollywood.

Ha muerto Robert Altman, probablemente a causa de una lesión de corazón, ya que hace diez años fue sometido a un trasplante de la víscera precisa.

Y lo ha hecho dejando una interesante producción de títulos que fluctúan entre la luz y la sombra. Entre la luz de la genialidad y la sombra de la mediocridad.

Fue Cannes, el Festival de cine de 1970, el que sacó casi de las sombras a Robert Altman, cuando le distinguió con la Palma de Oro por "M.A.S.H.", una sátira antimilitarista que le dio a conocer en todo el mundo.

Pero no era esa su primera película. Robert Altman trabajaba en el cine hacía ya mucho tiempo y contaba en su haber con un largo historial en rodajes de todo tipo. No había nada que se moviera que no fuese captado por su cámara. Sin embargo fue "M.A.S.H." la película que le dio la fama. No obstante, y pese a su critica antimilitarista implícita en esta cinta, en su juventud solicitó su ingreso en la Wentworth Military Academy, donde sirvió, y más tarde, cuando la Segunda Guerra Mundial estaba llamada a finalizar, pilotaba un bombardero desde el que lanzaba las bombas sobre las feraces selvas de Borneo. Lo que hace suponer que esa crítica concreta se deba al conocimiento en profundidad que Altman tenía de la tragedia que supone cualquier conflicto armado.

Tras esta aventura bélica, marchó a Nueva York, y allí pasó a desempeñar toda clase de trabajos hasta que recaló en California, donde el cine de verdad daba sus últimas boqueadas, y al que él trató de reanimar con aire fresco y renovador. Algo que, a pesar de sus esfuerzos no logró, ya que la gran fábrica de sueños permanece anquilosada.

Gran admirador del extraordinario Nicholas Ray, sin duda la obra del mítico director influyó en muchas de sus creaciones, pero no produjo el resultado esperado. Así “The delinquents” y “James Dean” pasaron sin pena ni gloria en la carrera de Altman, al igual que sus anteriores producciones.

Altman fue un rebelde, con o sin causa, en el panorama hollywoodense, y durante toda su carrera quiso dejar clara esa postura de inconformismo irredento. Cuestionó ácidamente desde la guerra a la moda. Y en la línea de estas detracciones firmó dos cintas corales que le hicieron merecedor de los mejores elogios de la crítica mundial: “El juego de Hollywood” (1992), y “Vidas cruzadas” (1993).

Pero en honor a la verdad, hay que recordar muy especialmente títulos tan importantes como “Los vividores” (1971) o “El largo adiós” (1973). Con esta última, en la que tomó como base el género negro con la adaptación de una novela del excepcional Raymond Chandler, su nombre se proyectó a todo el mundo.

Hijo de un sencillo vendedor de seguros se crió en un hogar en el que su madre, ferviente católica, hizo que fuese educado por los jesuitas, tras lo cual ingresó en la Universidad donde se licenció en Ciencias Exactas.

Robert Altman nació el 20 de febrero de 1925 en Kansas City (Missouri) en 1996.
Y nos dejó para siempre el 20 de noviembre de 2006, en la ciudad de Los Ángeles.