Publicidad

Concurso La Lista
Carlo Ponti
Autor: Blaue Engel
Fecha: 11/01/2007.

Carlo Ponti

Un artículo de Blaue Engel

Dejando un bagaje de más de 200 películas, algunas de ellas de primer orden, Carlo Ponti, uno de los productores más importantes del universo cinematográfico se despidió para siempre.

Carlo Ponti deja impresa en celuloide una página emblemática que jalonan nombres de la categoría de Vittorio De Sica, Jean Luc Godard, Michelangelo Antonioni, Federico Fellini o David Lean, entre otros muchos no menos carismáticos.

Nunca se sabe lo que la vida tiene le reservado a sus hijos. Porque en principio Carlo Ponti no había nacido para el cine sino para la abogacía. Licenciado en derecho, se dedicó a esta profesión hasta que en 1947, cumplidos los 27 años, no quiso continuar en los juzgados y se introdujo en el mundo de la producción de películas, actividad que desde el primer momento le fue favorable. Seguidamente fue contratado por Lux, por entonces la mayor productora de Italia. Con su trabajo en Lux dejó testimonio de que su cine, además del rendimiento económico, buscaba algo más importante desde el punto de vista de la trascendencia. De tal manera que diez años más tarde se unió a Dino de Laurentis, otro de los más grandes productores italianos, con el que produjo verdaderas obras de arte que perduraran para siempre en la historia del cine. Entre ellas hay que reseñar por derecho propio “Europa 51” dirigida por Roberto Rosellini y “Oro de Nápoles” con dirección inolvidable de De Sica. No podía faltar entre estos gigantes el nombre de Federico Fellini, quién dirigió “La calle”. Pero culminadas las extraordinarias superproducciones que les caracterizaron, la alianza se partió en dos definitivamente y cada uno prosiguió su camino en solitario.

Este creador de cine comprometido unas veces y espectacular otras, aunque siempre riguroso, no estuvo exento de problemas en cuanto a su vida personal. Estando casado, en 1951 descubrió a una joven de diecisiete años llamada Sofia Villani Scicolone, a quien más tarde el mundo entero conocería como Sophia Loren. Por aquel entonces él tenía 38 años, pero la diferencia de edad no representó obstáculo alguno para dejarse arrastrar por la belleza exuberante de su descubrimiento, de quien se enamoró perdidamente hasta el punto de querer unirse a ella para siempre. Carlo Ponti intentó por todos los medios separarse de su mujer, aunque era sabido que aquel matrimonio hacía mucho tiempo que estaba ya más que separado, sin embargo, todo intento resultó inútil. Aquella historia vista a la luz de los aconteceres sociales provocó un verdadero escándalo en la Italia de los 50. Pero ambos enamorados, sin mirar hacia atrás, decidieron trasladarse a México donde contrajeron matrimonio civil en 1958, hecho por el que Ponti fue considerado como bígamo y ella como persona cuya reputación dejaba mucho que desear y cuyas películas sufrieron un boicoteo por parte de los bienpensantes. Finalmente, en 1966, Carlo y Sophia contrajeron matrimonio en la Italia que anteriormente los había condenado, no sin antes pasar por un calvario que incluyó que Ponti se tuviera que nacionalizar francés.

Aquella unión no solo dió el fruto de dos hijos, sino una verdadera cascada de películas interpretadas por Sophia, cuya personalidad lograba ensombrecer todo lo que le rodeaba, incluido el famoso nombre de su descubridor y marido, en una época en la que era muy duro competir con sex symbols de la naturaleza de Marilyn Monroe o Brigitte Bardot, o entre otras actrices cuyo ángel sobrepasaba la pantalla como era el caso de la exquisita Audrey Hepburn. Con todo, Sophia Loren arrasaba las taquillas llegando a ganar un Oscar por su interpretación en “Dos mujeres”.

Pese a los éxitos, el matrimonio siguió encontrando dificultades cuando fueron acusados de evasión de capitales. Las sentencias para ambos tenían como fin la cárcel y pagar multas millonarias. En 1987 les fueron retirados todos los cargos. A partir de ahí, el matrimonio decidió residir definitivamente en el extranjero.

Carlo Ponti dejó grandes películas en su haber, una de ellas, quizá la más importante y emblemática, cuyas imágenes permanecen imborrables en la memoria sea “Doctor Zhivago”, obra de arte incontestable.

Carlo Ponti, nació en Magenta, Milán, en 1913.
Murió a los 94 años de edad, en Ginebra, el 9 de enero de 2007, rodeado de su mujer y de sus dos hijos.